La dentadura de un niño sufre daños por el chupón

No desaparecen después de mudar dientes: JRC

Los daños que ocasiona el uso del chupón en la dentadura de un menor, no desaparecen a las hora de mudar los dientes, advierte la presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas de Aguascalientes, Jovita Romero Casanova, por lo que no recomienda el uso de éste, sin embargo, en caso de que los padres optaran por tranquilizar al bebé con un chupón, es recomendable que lo sometan a revisiones periódicas con el odontopediatra, puesto que posteriormente podría estar presentando maloclusión, mordida abierta y cruzada, dientes separados, entre otras situaciones.
“El uso prolongado es un mal hábito, provoca cambios orofaciales, es decir, tanto en lo que es su boca, cara, así como en el acomodo de sus dientes”, precisó la dentista.
Explicó que si bien es cierto que los dientes se mudan, lo que se está alterando es la forma y el crecimiento correcto de sus huesos y maxilares; “los dientes van a seguir saliendo, pero no van a estar en la posición correcta”.
La doctora aseguró que estas problemáticas podrían persistir hasta la edad adulta y aunque si pueden ser corregibles, en ocasiones los tratamientos son muy largos, puesto que los daños del uso excesivo del chupón son significativos; “el uso del chupón no es para nada prudente, es más conveniente para la mamá que para el bebé”.
Además, indica que esta situación puede ser muy común en los padres de la entidad, pues mucho se desconoce sobre las consecuencias del uso prolongado del chupón.
Aunado al daño en el acomodo de los dientes, los chupones también pueden producir caries en los menores, sobre todo aquellos que están rellenos de miel, por lo que en todo caso la presidenta del Colegio recomienda aquellos cuyo chupete es de menor tamaño y simulan la forma de un pecho; “hay chiquitos de 2 años que ya sufren de caries por el uso de un chupón inadecuado”, concluyó.

Compartir
Artículo anteriorSueños aldeanos
Artículo siguienteVacantes