Josemaría León Lara Díaz Torre

Nunca he ocultado la indiferencia que siento por el fútbol, y viviendo en México por supuesto que me ha creado ciertas barreras desde el punto de vista social.

Se dice que en el sano desarrollo de una conversación promedio y con el afán de evitar cualquier desacuerdo, se deben evitar tres temas en particular: política, religión y fútbol.

Pero seamos sinceros, aunque de antemano sabemos que son temas que se deberían evitar, por su propia polémica naturaleza son temas del día a día. A pesar de mi poco gusto por el deporte con más afición en el mundo, lo sucedido esta semana con la H. Selección Mexicana es un tema digno de atención.

A pesar de que se ganó la Copa Oro, la noticia no fue esa si no el vergonzoso y deplorable comportamiento del que hasta el inicio de esta semana era el Director Técnico de la Selección Mayor.

Debemos reconocer que, el triunfo de México no es en nada meritorio y menos por el dudoso arbitraje que favoreció en dos ocasiones al equipo nacional para llegar al partido final.

La época de Miguel Herrera al frente de la Selección Nacional llegó a su fin; un personaje polémico y mediático sin duda pero la vida continúa.

Además, cada vez que más claro el bajo desempeño de los jugadores en la cancha. No es algo que nos debiera extrañar y es que no juegan a su máximo potencial, no juegan para ganar, se cuidan para no sufrir lesiones, no vaya a ser que pierdan sus millonarios contratos.

La moraleja de todo esto es la gran influencia que tiene el fútbol en la vida de todos los mexicanos. Siendo realistas, no deja de ser una gigantesca válvula de escape social. Pero más que eso, es una manera de mantener a las masas en paz y tranquilidad. Nótese por ejemplo, en las pasadas elecciones casualmente se cruzó un partido de la Selección ese mismo día.

Es triste ver cómo se le da tanta difusión en los medios únicamente al balompié, cuando en días pasados atletas mexicanos en diversas disciplinas participaron en los Juegos Panamericanos y nadie los volteó a ver.

Debemos abrir nuestros horizontes, mientras el país entero se mantenía en sintonía por el pleito entre Herrera y Martinoli ¿Cuantas cosas de verdadera importancia no pasaron en el país?

Quiero saber tu opinión: jleonlaradiaztorre@gmail.com

Twitter: @ChemaLeonLara