La custodia compartida tiene sus limitantes en la atención de los hijos

La custodia compartida tiene serias limitantes para la adecuada atención de los hijos y es un modelo que en algunos lugares no ha funcionado como se esperaba, afirmó Juan Manuel Ponce Sánchez, magistrado presidente del Poder Judicial del Estado.
Explicó que en la custodia compartida, tanto el padre como la madre pueden compartir los derechos y deberes que el Estado impone como padres a través de la patria potestad.
En algunos lugares, la custodia compartida no ha funcionado como se quisiera, porque la han llevado a los extremos, es decir, se dividen por igual las tareas de atención, manutención, educación y cuidado de los hijos, que en el terreno de la realidad, muchas veces la pareja no está en condiciones de igualdad para asumir enteramente la mitad de las responsabilidades.
Puso como ejemplo a España, en donde se introdujo la figura de la custodia compartida, y se trató de establecer exactamente los mismos derechos y obligaciones de padre y madre hacia los hijos, y llegaban a situaciones que no eran factibles de operar, aun cuando las medidas las establecían los propios jueces.
Una de las particularidades que se presenta es el hecho de que en esta figura de custodia, no hay obligación de pensión alimenticia al hijo o hijos. “Tú tienes al hijo 24 horas y yo otras 24” y se iban rolando al hijo cada 24 horas, entonces, “mientras yo lo tenga lo voy a llevar a la escuela, vamos a pagar colegiaturas en 50% tú y yo el otro 50%”.
En el caso del transporte, al ser asignado cada mes para cada uno de los padres, ambos asumen el costo de su transportación, igual sucede en otro tipo de gastos, incluyendo la manutención, en aras de un equilibrio, sin embargo, en los hechos, esta tarea se torna en ocasiones imposible de seguir al pie de la letra.
“De pronto, no todos tienen la misma posibilidad, no todos están en la misma disposición y en ocasiones generaban condiciones inapropiadas de atención”.
La custodia compartida en nuestro sistema, antes de sus cambios recientes, simplemente, el papá y la mamá se ponen de acuerdo en sus deberes pero para los dos es una situación compleja. Ahora la custodia compartida implicaría que el papá y la mamá se pongan de acuerdo, pero que los dos tengan la custodia.
La custodia compartida impide incluso que, de manera unilateral, alguno de los progenitores tome decisiones sobre los hijos. Las determinaciones de carácter trascendente para la vida de los menores, se adoptan de forma conjunta, aunque por lo general, ambos piensan, equivocadamente, que quien tiene la custodia adquiere con ella la posibilidad de decidir unilateralmente sobre sus hijos.