La concentración de Nico Rosberg se impone en Japón

Por Juan Antonio de Labra

La gran concentración de Nico Rosberg en pista lo llevó a ganar ayer el Gran Premio de Japón por primera vez en su carrera, mientras que su equipo de Mercedes se coronó, por tercer año consecutivo, como campeón del mundial de constructores, gracias a un brillante trabajo que ha aportado uno de los monoplazas más completos de la historia: el W07, que ha conquistado un total de 15 carreras de las 17 disputadas en la temporada 2016.
Y con la confianza a tope, el piloto alemán se quiere convertir en campeón del mundo y cumplir el objetivo que se había trazado desde que retomó el liderato de la clasificación, cuando aventajó a su compañero Lewis Hamilton, que ahora está 33 puntos por debajo. Aunque Nico es consciente que no puede confiarse, sí debe exigirse la misma mentalización en los últimos cuatro grandes premios para lograr el título.
Unos minutos antes de abordar su Mercedes, Hamilton dejó entrever cierta preocupación porque había un poco de humedad en la franja derecha de la pista de Suzuka por la que debía hacer una buena arrancada para sobrepasar a Rosberg. Y parece ser que este sentimiento de duda fue premonitorio, pues el inglés tuvo una desastrosa largada que lo mandó hasta la octava posición.
A partir de la vuelta 7 comenzó una interesante remontada, aunque al final no logró rebasar al popular Max Verstappen (Red Bull) ni siquiera en una arriesgada maniobra en la penúltima vuelta de la carrera, cuando el joven holandés le hizo una de sus características maniobras defensivas para enviarlo al tercer puesto del podio.
El mexicano “Checo” Pérez, de la escudería Force India, realizó una hábil y rápida salida, y del quinto puesto se adelantó a un privilegiado tercer lugar que no pudo conservar pilotando su VJM09, un coche inferior al Ferrari de Sebastian Vettel, que venía pisándole los talones y acabó la prueba en cuarto lugar, un puesto adelante de su coequipero Kimi Raikkonen.
Sin embargo, el tapatío hizo una carrera inteligente y finalizó en séptimo lugar, 57.4 segundos de distancia de Rosberg, para colocarse a sólo un punto deValteri Bottas (Williams) en la tabla general de pilotos. Ahora mismo la meta de “Checo” es arrebatarle el séptimo lugar al finlandés y conseguir su mejor puesto a lo largo de su trayectoria en la Fórmula Uno.
La excelente clasificación que había hecho el equipo Haas el sábado, no tuvo nada que ver con los resultados del domingo, ya que Esteban Gutiérrez sufrió un trompo al intentar un rebase sobre el español Carlos Sainz (Toro Rosso) en la vuelta 20, y más tarde perdió muchas posiciones por una mala estrategia y terminó en el lugar 20. Su compañero, el francés Roman Gorsjean, tampoco pudo entrar en los puntos porque acabó en el undécimo lugar.
MacLaren-Honda volvió a decepcionar, y el Gran Premio de Japón fue un fracaso para la escudería donde están los campeones Fernando Alonso y el Jenson Button. Ambos terminaron muy atrás, en los puestos 16 y 18, respectivamente, debido a que el monoplaza MP4-31 sigue presentando demasiados altibajos y no es competitivo.
Después de esta gira por Asia, el campeonato se trasladará a tierras americanas, y en dos semanas se correrá el Gran Premio de Estados Unidos en el circuito tejano de Austin, donde se espera que el equipo Haas de Esteban Gutiérrez haga un aceptable papel, en virtud de que compite como local.