La Charrería, Patrimonio Cultural

La Charrería fue nombrada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) como Patrimonio Cultural Inmaterial.
Resaltando que la práctica es muy tradicional en México, la organización mundial rescató la influencia que tiene en la sociedad y lo arraigada que está su práctica, la cual se hereda de generación en generación.
“La charrería es un elemento importante de la identidad y el patrimonio cultural de las comunidades depositarias de esta tradición, que la consideran un medio de transmitir a las nuevas generaciones algunos valores sociales importantes como el respeto y la igualdad de todos los miembros de la comunidad”, se lee en el sitio oficial del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Familia charra mantiene las tradiciones mexicanas: Conade

La Comisión Nacional de Cultura Física y del Deporte felicitó a “la familia charra” por mantener las tradiciones mexicanas, luego de que la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) declaró hoy a la charrería mexicana como patrimonio inmaterial de la humanidad.
En un comunicado, el titular del organismo, Alfredo Castillo Cervantes, aseguró que la charrería proyecta las tradiciones mexicanas y la Conade sabe la importancia de apoyarla, pues es deporte, arte, “cada arreo, montura, sombrero y atuendo es una pieza artesanal”.
El Comité Intergubernamental de la UNESCO, el cual está conformado por representantes de 24 estados, calificó a la charrería como un elemento importante de la identidad y Patrimonio Cultural de México.
En México, la charrería suele practicarse en los lienzos charros, el cual consiste en una superficie con forma circular y terreno arenoso, cuyo diámetro es de aproximadamente 40 metros. Este ruedo dispone de una manga o calle de unas medidas de alrededor de 12 metros de ancho por 60 de largo.
Es una combinación de actividades de equitación con actividades ecuestres, jaripeos y otras tradiciones ganaderas especialmente mexicanas.