El Instituto Nacional Antropología e Historia descartó que la balaustrada del Jardín de San Marcos haya sufrido daños por el retiro de algunas de sus piezas, tras el inicio de los trabajos de rehabilitación del inmueble histórico por el Ayuntamiento de Aguascalientes.
Sin embargo, se encontró que la técnica aplicada por los trabajadores para remover las pilastras no fue la adecuada mediante el uso de cincel, ya que tenía que efectuarse con una cortadora eléctrica; no obstante, esto no derivará en una sanción al Gobierno Municipal.
El delegado federal del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Héctor Castanedo Quirarte enfatizó que el lado oriente del Jardín es vulnerable por la circulación vehicular y requirió la reposición de algunas piezas, debido a que hace un año se presentaron daños por el impacto de un automóvil.
El funcionario federal precisó que el proyecto tiene el aval del INAH para la reposición de un número importante de piezas de cantera que se han perdido o dañado al paso del tiempo, y en el caso específico del tramo removido por completo hay la necesidad de hacerlo ante un problema estructural en la balaustra a raíz de la colocación de pilastras que fueron colocadas temporalmente, y se requiere una reparación integral para su conservación.
Puntualizó que el Centro INAH Aguascalientes otorgó la licencia para estos trabajos desde el mes de abril, para lo cual se contempló el retiro de piezas de cemento que fueron colocadas a manera de parche, pero ahora se repondrán con cantera.
“No hay daño, hubo un proceso inadecuado, pero el trabajo que se está realizando es el adecuado. Estamos tocando un punto simbólico de Aguascalientes, y da gusto que la gente en las redes sociales, y los medios de comunicación hayan reaccionado con las imágenes porque se demuestra que hay conciencia social sobre el patrimonio del estado”.
Agregó que también se encontraron deficiencias de forma en la obra, como la colocación de infraestructura y señalización para el tránsito seguro de automóviles y peatones, para lo cual se reforzará la supervisión por parte del INAH en el sitio.