Luego de participar en una operación donde salvaron la vida de una persona, no hubo mejor momento y lugar que alimentara más el alma para hacer una propuesta matrimonial, que el quirófano del Hospital Tercer Milenio.
Gustavo Joel Magaña Sigala eligió este lugar para pedir al amor de su vida, Martha Karina Valdez Rivera, le concediera el honor de ser su esposa.
Ante la respuesta más que positiva, la pareja eligió el bello recinto de San Antonio de Padua para consagrar su amor a Dios, mediante el sacramento del matrimonio.
El novio con un elegante traje de charro, acudió al templo con sus padres Héctor Magaña López y María Sigala Vargas, encabezando el cortejo nupcial, seguido de sus padrinos, Rita Rivera Frausto y Eduardo Madera.
La preciosa novia hizo su arribo con sus papás, Martha Rivera Frausto y Juan Eduardo Valdez Serrano, para entregar la mano de su hija a su prometido así como su bendición.
Ya en el altar, la pareja intercambió sus votos matrimoniales y luego de consagrar su amor uno al otro, el representante de Cristo en la tierra los declaró marido y mujer hasta el final de sus días.

Compartir
Artículo anteriorSe siente de 26
Artículo siguienteRecibe el bautismo