Una inolvidable tarde fue la que vivieron Elías Antonio García García y Cynthia Yaretzi Salazar Durón, el día en que finalmente y luego de una bella etapa de noviazgo, se unieron en santo matrimonio.
Convencidos de pasar el resto de su vida juntos, los jóvenes arribaron al templo de Nuestra Señora del Rosario (La Merced), en compañía de sus padres, José Antonio García Muñoz y Marina García Valdés por parte del novio, y Luis Gerardo Salazar Durón y Juana Durón Ramírez, por parte de la novia.
La marcha nupcial comenzó a sonar en el recinto apenas la novia hizo su arribo del brazo de sus padres, quienes luego de darle la bendición, la entregaron al amor de su vida.
Con mucha alegría ambos contrayentes intercambiaron miradas de complicidad y dirigiéndose al sacerdote, solicitaron libremente les fuera impuesto el sacramento. Los signos que habrían de portar para toda su vida fueron consagrados con el agua bendita, así como sus manos, quedando finalmente y luego de pronunciar sus votos de amor infinito y fidelidad indisoluble, conformados como esposos. La importante ocasión fue celebrada con un brindis en el Salón La Piedra China, al que acudieron sus más cercanos familiares y amigos, para felicitar a la feliz pareja a la que desearon la mayor de las dichas.

Compartir
Artículo anteriorTarde de grana
Artículo siguienteMomento divino