Juntos para toda la vida

Con una emotiva ceremonia religiosa celebrada en el templo de San Antonio de Padua, la pareja conformada por Alice García Malo y Daniel Muñoz Soriano, recibió el sagrado sacramento del matrimonio.
El majestuoso recinto resplandeció para los contrayentes pues el sueño de ver sus vidas unidas, comenzaba a tornarse en una realidad. La ocasión fue compartida con sus papás, Adelaida Soriano y Manuel Muñoz, así como Gloria Malo y Salvador García, por parte de él y ella, respectivamente.
Sus padrinos de velación, David García y Guadalupe Puentes, fueron partícipes de la ceremonia, atestiguando el fiel enlace entre Daniel y Alice, que una vez ante el altar y luego de recibir la bendición de sus progenitores, unieron sus manos en señal de aceptación mutua.
El momento de profesar sus votos llegó y con gran emoción, los jóvenes aceptaron compartir cada instante de su matrimonio, mediante el juramento a Dios y a ellos de amarse y respetarse todos los días de su vida. El celebrante felicitó a los nuevos esposos encomendándolos a Dios en este nuevo caminar que inician para que sean testigos creíbles de la vida conyugal y sean el nuevo fermento en la conformación de una vida plena en pareja.
El importante enlace fue celebrado en el salón Quinta Chilla, lugar que resultó idóneo para que los familiares y amigos más allegados a los recién casados brindaran por la eterna felicidad que como esposos han comenzado a construir.

Compartir
Artículo anteriorEs quinceañera
Artículo siguienteBendición del cielo