Gran regocijo vivió la familia conformada por los esposos Mauricio Zárate y Nelly Fuentes, por el bautizo de su heredera que llevará por nombre Julie y quien recibió el primero de los sacramentos de la Iglesia Católica.
La pila bautismal del templo de Nuestra Señora del Rosario (La Merced) fue el recinto elegido para bautizar a la pequeña, quien fue apadrinada por Vicente Fuentes y Celia Zárate, para así borrar de su alma el pecado original, convirtiéndola en hija legítima de Dios.
De igual manera y dentro del ritual de iniciación en el círculo católico al que fue introducido la pequeña, le fue impuesto el santo crisma con la señal de la cruz, como signo de pertenencia al padre celestial.
Luego de la bendición de manos del fray dominico que presidió su ceremonia, la familia de la niña departió en honor a la recién bautizada en la Terraza Diez, donde recibieron a sus seres queridos, mismos que con mucha alegría mostraron su beneplácito para la bebita.

Compartir
Artículo anteriorSanta unión
Artículo siguienteMamás de fiesta