La visita que hizo a esta entidad el dirigente nacional del PAN, Ricardo Anaya, permitió conocer algunos pormenores de la coalición entre su partido y Nueva Alianza (PNA), con miras a las elecciones extraordinarias del Distrito 01 que habrá el próximo 6 de diciembre y tienen que ver con no dejar pasar a un fugitivo del Panal.

Como es del conocimiento público, estos comicios se dan luego que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) anuló los constitucionales del 7 de junio, por lo que otra vez la moneda está en el aire. El triunfo que obtuvo el PRI superó por 500 votos al PAN, de ahí que cualquiera de ellos puede ganar y con menores posibilidades estarían los demás.

Entre los panistas que estuvieron en el foro de consulta estatutaria, efectuado el miércoles, existe la convicción que se harán de esa diputación y se fortalece más por la liga que hicieron con Nueva Alianza, al aportar todo su capital político para alcanzar el objetivo.

Hace unas semanas el dirigente estatal del PRI, Francisco Guel Saldívar, aseveró que estaba por firmarse un acuerdo con el Panal y que junto con el Verde Ecologista le daría la fortaleza necesaria para refrendar la victoria, sólo que en la ciudad de México los mandos del PAN y el Panal llegaban a un convenio, que le aseguraría a este último la candidatura suplente. Podría parecer algo ínfimo lo que se lleva Nueva Alianza, sin embargo es sólo la fachada, lo que dejan para el consumo general, porque atrás de todo está la jugada maestra del Panal y que de mil amores compró Acción Nacional.

La Cámara de Diputados tiene actualmente 498 integrantes y de los dos que faltan uno corresponde al Distrito 01 de Aguascalientes y el otro es una plurinominal. Para el Panal es importante que no gane el PRI, porque de ser así la “pluri” será para el Partido Movimiento Ciudadano (PMC) y cuyo destinatario es nada menos que Rafael Guzmán Ochoa, al que acusan de haber traicionado a Nueva Alianza, por ello su interés de que no llegue impulsando el pacto con los panistas.

En el PAN no hubo objeción alguna toda vez que le dejan el campo abierto y con el “plus” que otorga el voto del magisterio en la mayoría de los municipios, principalmente en Pabellón, Asientos, Rincón de Romos y Tepezalá y con la fuerza propia que tiene en Jesús María y Calvillo.

En el Panal hay un fuerte resentimiento en contra de Rafael Ochoa, ex secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), y depuesto en abril de 2008 luego de que entró en conflicto con su protectora Elba Esther Gordillo Morales, hoy bajo proceso por supuesto delito fiscal y lavado de dinero. El 4 de julio de 2014 se afilió al Movimiento Ciudadano y ese mismo día asumió el cargo de coordinador nacional del Movimiento de Trabajadores y Productores en Movimiento.

Ochoa Guzmán fue diputado federal por el PRI, senador por el Panal y ahora pretende ser diputado por el Movimiento Ciudadano, lo que Nueva Alianza busca impedir y la única forma de lograrlo es que el 6 de diciembre gane el PAN. La “tirria” es porque no ocultó su interés de atraerse a sus compañeros del magisterio a las filas del PMC, lo que si bien no ha logrado sí causa escozor la invitación que hace.

Además de la emoción que les generó la presencia de Ricardo Anaya, quien ofreció todo el apoyo del comité nacional, la coalición con PNA les dio mayor confianza toda vez que el activismo electoral se multiplica en cada lugar al tener en cada profesor o profesora un aliado.

En el medio político las estrategias son fundamentales y si es necesario mezclar objetivos sin mirar con quien no se vacila en hacerlo, además es fundamental tener presente que aún cuando este acuerdo es hasta diciembre podría extenderse a junio de 2016, lo que sería un golpe demoledor para el interés priísta de retener la gubernatura y recuperar las alcaldías de Aguascalientes, Jesús María y Calvillo.

Nueva Alianza es uno de los partidos “bisagra” – calificativo que reciben aquellos que no tienen la capacidad político electoral para llegar al gobierno y debe ir en coalición con los partidos mayoritarios, lo que ayuda a triunfar y a gobernar pero también les deja un beneficio político-administrativo -, por lo que va en asociación con el que ofrezca más o por una conveniencia en particular, que es el caso.

Lo único que falta es saber si el convenio con los panistas da resultado, que de ser así iría por el refrendo para el siguiente año, en caso contrario volverá la mirada hacia el PRI, que por su parte tendrá que olvidarse de la arrogancia que exhibió en el proceso de 2013 y ceder espacios.

AVANZA EL CENTRALISMO

Lenta pero inexorablemente se hace presente el control del gobierno federal, tanto en las corporaciones policíacas, como en las deudas de estados y municipios y a nivel electoral y ahora el organismo de transparencia puede intervenir, como segunda instancia de revisión en casos resueltos por los órganos locales.

Con el ex presidente Felipe Calderón se puso en marcha el programa del “mando único” de la policía y que ahora se busca legislar para que sea obligatorio. El propósito es que la policía estatal se encargue de la seguridad y los policías municipales se sometan a sus órdenes, a su vez los estatales dependerán del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Por su parte, los gobiernos estatales y municipales ya no podrán ejercer sus facultades constitucionales de independencia al estar bajo vigilancia permanente en materia de deuda, bajo el supuesto de que es la única manera de evitar que soliciten más de sus posibilidades, lo que aún cuando es un freno a la avidez de algunos gobernantes, deja muy parados a los congresos locales que eran los que autorizaban las solicitudes de crédito.

De igual forma se canceló en los estados el pago salarial a los profesores, que ahora se hace desde la Secretaría de Hacienda, pretextándose que era la única vía para eliminar a los “aviadores” y terminar con la inasistencia a su trabajo de los disidentes que participan en marchas y plantones, pero con esta medida afectó al magisterio de todo el país.

Con las reformas a la ley, el Instituto Nacional Electoral (INE) designa a los consejeros estatales, municipales y distritales y puede, incluso, intervenir directamente en elecciones locales, por lo que al igual que ocurre con los policías municipales en que la única función de los alcaldes es ser paga-sueldos, los estados deben sufragar el funcionamiento de los organismos electorales.

Aunque se dice que sólo en casos “excepcionales” el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos (Inai) podrá conocer de algún recurso o la impugnación que se haya presentado en los órganos locales, la intervención está latente. Se alega que antes de las leyes de transparencia en México, los órganos estatales no contaban con autonomía y que tenían debilidades institucionales que afectaba el derecho a la información de los ciudadanos, por ello esta injerencia.

Con los cambios en la legislación del Inai, que aumentó de 254 a 800 los nuevos sujetos obligados, cualquier persona puede solicitar información sobre la recepción, manejo y destino de los recursos públicos, nombres que aparezcan en las nóminas desde el más alto nivel hasta el más bajo, costo de obras, forma de adjudicación y a quién, en fin, si el solicitante de la información no está conforme con lo que recibió y el organismo local declara que es todo lo que puede hacer, podrá recurrir al Inai que se encargará de ratificar o enmendar la plana.

Los tiempos del poder central regresa a paso firme, por lo que no está lejano el día en que gobernadores y presidentes municipales tengan en sus oficinas a un supervisor federal, con plenas facultades de decidir por la autoridad local.