En San Francisco de los Romo, joven empleado acabó con su existencia ahorcándose en la tortillería donde laboraba. En Rincón de Romos, otro sujeto intentó escapar por la puerta falsa provocándose varias cortadas en manos y cuello. Estaba drogado.
En el primero de los casos perdió la vida le joven Álvaro “N”, “N”, de 22 años de edad. Ayer al filo del mediodía estaba laborando en la tortillería ubicada en la calle Francisco Guel Jiménez, colonia San José de Buenavista.
Sin decir palabra alguna, en ese instante caminó hacia la parte posterior del local. Minutos después sus compañeros de trabajo lo encontraron colgado. Lo rescataron y a bordo de auto particular lo llevaron a recibir atención médica. Cuando fue revisado, ya nada se podía hacer. Había muerto. Hasta el momento se desconoce el móvil del suicidio.
Aparte, en el caso ocurrido en Rincón de Romos, quien atentó contra su existencia responde al nombre de Luis Fernando “N”, “N”, de 33 años de edad. Vive en la calle Nicolás Bravo,  barrio de Chora.
Alrededor de las ocho de la noche intentó escapar por la puerta falsa. El efecto de las drogas lo orilló a provocarse varias heridas cortantes en muñecas y cuello. Perdió mucha sangre pero no la vida. Sus gritos alertaron a los vecinos y llamaron al servicio de emergencia. Al parecer, la droga ya le provoca severas depresiones.