Por FRANCISCO VARGAS M.

El matador aguascalentense Joselito Adame cortó una oreja de peso en la corrida celebrada ayer en Aranda de Duero, al primero toro de su lote.
La plaza registró poco más de media entrada y se lidiaron toros de la ganadería de Alcurrucén, bien presentados y disparejos en juego.
Joselito Adame con su primero se lució con capa y en su quite, mientras que con muleta realizó una faena de gran trazo y entendimiento; misma que fue reconocida con una oreja por demás meritoria.
Con su segundo, Joselito estuvo en ese mismo tenor de entrega y lucimiento, en la cual templó y mandó en cada una de sus series dando en todo momento las distancias adecuadas; lamentablemente falló con la espada perdiendo las orejas que ya casi tenía en la espuerta, siendo reconfortado con aplausos mientras se retiraba al burladero.
Juan Bautista tuvo silencio en su primero; superándose en el otro al cual le cortó dos orejas.
Por su parte Ginés Marín se llevó una oreja en el primero y en el cierra festejo tuvo silencio.