Por FRANCISCO VARGAS M.

Después de esa gran gesta de Joselito Adame, llena de valentía y entrega que tuvo el pasado 27 de mayo, donde cortó una oreja a “Omani” de la ganadería El Torero, haciendo la suerte sin engaño, como se dice ‘matando muriendo’; regresa hoy a la Plaza “Las Ventas” de Madrid, para hacer su segundo paseíllo en la presente Feria de San Isidro 2017, en lo que es el vigésimo noveno festejo; donde el diestro acalitano compartirá cartel con el sevillano Manuel Jesús “El Cid” y el salmantino Juan del Álamo, quienes pasaportarán un encierro de la dehesa de Alcurrucén.
Joselito, figura indiscutible de nuestro país después de lo hecho, retorna al coso venteño más que motivado, con la enorme ilusión y firme propósito de abrir por fin esa tan ansiada ‘Puerta Grande’ para el toreo mexicano, después de 45 años. Será la décima segunda actuación como matador de toros en “Las Ventas” de Madrid, con cuatro orejas cortadas; por otra parte es la cuarta vez que se enfrenta a astados de Alcurrucén en dicho coso venteño.
De embestirle sus toros seguramente conquistará su objetivo, mismo que toda la afición de nuestro país también así lo desea.
Como lo apuntamos en las líneas iniciales, los toros corresponderán a la ganadería cacereña-toledana de Alcurrucén, propiedad de don Pablo Lozano, quien ha enviado un encierro con edad y presencia, que saldrá luciendo los colores de su prestigiada divisa azul celeste y negro.
¡La mejor de las suertes a Joselito!, quien sin duda alguna se ha ganado ya todo el respeto de la exigente afición madrileña. Como siempre saldrá a poner en alto el nombre de México y por supuesto de Aguascalientes; y confirmar también que: “La grandeza del toreo es la bella creación del arte, en donde se pone en juego la existencia de la vida sobre la muerte”. (pacovargas_@hotmail.com)