Uno de los acontecimientos más importantes en la vida de cualquier niño es recibir por primera vez el sacramento de la eucaristía.
En esta ocasión, un nutrido grupo de infantes que pertenecen al Instituto Jesús María, fueron preparados en el catecismo para ser merecedores a este sacramento.
Ataviados con hermosos trajes y vestidos, los chiquitines arribaron a la Parroquia Nuestra Señora de los Bosques, donde se llevó a cabo la ceremonia.
Ahí, estuvieron presentes sus papás y padrinos, así como los familiares más cercanos a ellos, quienes fungieron como testigos de la fe, el amor y la esperanza en Cristo que los neocomulgantes profesaron al recibir la comunión.
Momentos antes, el ministro de la Iglesia aprovechó la presencia del gran número de pequeños para invitarlos a permanecer unidos a Dios, así como realizar ordinariamente el acto de confesión y asistir con sus familiares a las misas dominicales donde podrán comulgar, siempre y cuando hayan pedido perdón por sus pecados en el confesionario.
Al final, los niños y niñas salieron al atrio del templo para encontrarse con sus seres queridos, de quienes recibieron felicitaciones y cálidas muestras de afecto.