Un maravilloso encuentro es el que ha experimentado para la posteridad, la pequeña Paulette Gómez, durante una emotiva ceremonia religiosa celebrada especialmente en su honor, momento para el cual, con conciencia y dedicación, se preparó con un estado de gracia.
En presencia de sus papás y padrinos, Paulette recibió el sacramento de la eucaristía de manos del representante de Cristo en la tierra. Con todos ellos, la jovencita compartió la enorme dicha de albergar en su alma y corazón al Dios vivo.
La felicidad que ahora llena su vida, fue festejada con sus allegados en el jardín Misión San Antonio, lugar donde se preparó un gran festín para brindar por la nueva amiga de Jesús.
Para ella, llevaron sus familiares y amigos bonitos presentes y así le manifestaron su alegría por tan memorable fecha, obsequios que la homenajeada agradeció enormemente, así como su compañía en ese día tan especial.
La convivencia, que se prolongó por varias horas, estuvo llena de gratos e inolvidables instantes que tanto Paulette como su familia guardarán en su memoria.