Con un nuevo amigo llamado Jesús cuenta André Rosas Efremova, quien lo recibió a través de la eucaristía.
Después de prepararse en el catecismo, el jovencito visitó la casa de Dios para comulgar por primera ocasión, momento que felizmente compartió con sus seres queridos, destacando la presencia de sus papás, Fernando Rosas y Tanya Efremova. Asimismo, contó con la presencia de sus padrinos: Elier Sandoval, César Rosas, Isa Rosas y Karina Castillo, de quienes André recibió felicitaciones y un lindo obsequio.
Durante la ceremonia, el ministro de la Iglesia, invitó al neocomulgante a acercarse a Dios de manera ordinaria, asegurando que Él es quien iluminará con su luz el sendero de la vida.
Después de la santa misa, la familia Rosas Efremova ofreció agradable festejo en el Hotel Antigua Hacienda de la Noria donde André gratamente convivió con sus familiares y amigos más cercanos, disfrutando el cálido festejo.

Compartir
Artículo anteriorLe heredan fe
Artículo siguienteFestejo de amor