Junto al nombre de Ivanna, la bebita del matrimonio formado por Diego Muñoz Romo y Betsabé Márquez de Muñoz recibió además el primero de los sacramentos.
El templo de Nuestra Señora de la Soledad enmarcó la ceremonia donde la pequeñita fue ungida con los aceites bautismales para recibir después las aguas del Jordán.
Emotivo fue el momento en que los padrinos, Daniel Muñoz Romo e Irene Guerra de Muñoz, acercaron a Ivanna a la pila bautismal, al mismo tiempo que prometieron ante Dios ser para su ahijada ejemplo de fe, amor y esperanza en Cristo.
Posteriormente, papás y padrinos se unieron en oración por Ivanna, pidiendo para ella salud y bienestar a lo largo de su existencia.
Más tarde, la familia Muñoz Márquez se reunió con sus familiares más cercanos para compartir los alimentos y disfrutar así, la amena convivencia en honor a la bautizada.

Compartir
Artículo anteriorBendición de amor
Artículo siguienteReciben bautismo