Necesario que los perros cuenten con su esquema completo de vacunas, así como los refuerzos respectivos para evitar enfermedades que puedan provocarles la muerte, consideró Andrea Mariñelarena, médico veterinario de la Asociación de Amigos Pro Animal. Detalló que los prejuicios y la desinformación entre los dueños de mascotas son la principal causa para no aplicarles las inmunizaciones.

Mariñelarena señaló que existe mucha desinformación en cuanto a las vacunas que deben aplicarse a los perritos por parte de los dueños, quienes creen que con sólo aplicarles la vacuna antirrábica quedan libres de enfermedades.

Sin embargo, dijo que existen otras vacunas que los protegen de otros padecimientos que pueden afectar a los cachorros, tal es el caso del parvovirus, el moquillo, la bordetella y la leptospira.

Andrea Mariñelarena subrayó que el parvovirus es una enfermedad que provoca diarrea, vómito y adelgazamiento del animalito, y que de no tratarse a tiempo puede incluso provocar la muerte.

La médico veterinario de la Asociación de Amigos Pro Animal comentó que el moquillo es una enfermedad también muy contagiosa que tiene una sintomatología gastroetérica, nerviosa y respiratoria. En tanto que la leptospira afecta al sistema urinario, provocando insuficiencia e impericia, y que estén muy deprimidos. Ésta se contagia por medio de animales roedores como las ratas y por la humedad.

Andrea Mariñelarena estableció que la bordetella es común en los perritos de lugares donde hay hacinamiento, tales como albergues, estéticas o pensiones y es una enfermedad que se caracteriza por una tos perseverante o mejor conocida como la “tos de perro”, por la que llegan a tener secreciones por la boca o la nariz y es transmisible de perro a perro.

La integrante de la Asociación de Amigos Pro Animal resaltó que para todos estos padecimientos existen vacunas, además de enfatizar que los refuerzos de las inmunizaciones son muy importantes, los cuales se aplican de 15 a 21 días tras la primera aplicación. Sin embargo, puntualizó que el problema sobreviene cuando los dueños de las mascotas no respetan dichos periodos, lo cual puede provocarles problemas de salud a los perritos.

“Empieza una vacunación a los dos meses de edad, depende de la edad del animalito y del criterio del veterinario si se aplica una puppy o una quíntuple. Por lo general, un animalito llega a tener en su esquema de 3 a 4 vacunas y ya después siguen las anuales”.