Lorena Martínez subrayó que no está en su mente perder la elección a la gubernatura, de ahí que invitó a sus contrincantes a ser parte de su gabinete; a Martín Orozco le ofreció la Secretaría de Finanzas, a Gabriel Arellano la Secretaría de Desarrollo Rural y Agroempresarial, aunque ya no está muy segura después de que éste se cayó de un caballo, por lo que pensará en otra dependencia; dijo que ha invitado a Nora Ruvalcaba y a Jaime del Conde, entre otros.

Indicó que pretende un gobierno incluyente como cuando fue presidenta municipal, que el 50% de su gabinete era gente que cubría el perfil, aunque de otros partidos diferentes al PRI.

Ayer, al comparecer ante los consejos de Laicos y de los Presbíteros, con sede en la Universidad Pontificia, campus Aguascalientes, la candidata a gobernadora cuestionó severamente los bajos salarios que privan en Aguascalientes y la pobreza, que ya no únicamente se encuentra en el oriente de la ciudad, sino en varios municipios del estado.

En presencia del obispo José María de la Torre, de diversos párrocos y de consejeros laicos, a preguntas específicas, dijo estar en contra del matrimonio de personas del mismo sexo; que ella como católica está a favor del matrimonio natural, entre un hombre y una mujer, pero también aclaró que es respetuosa de la ley y que en ese sentido actuará.

Se dijo defensora del Estado de Derecho y estar convencida de que la democracia no se da en las urnas, sino con la participación ciudadana en todas las acciones de gobierno.

Expresó estar dispuesta a combatir fuerte la corrupción y la impunidad, que hoy continúan dándose.

Consideró que el deterioro del tejido social, y la desintegración familiar, obedece a que no se promueven los valores desde los niños y a los salarios tan bajos que hay en Aguascalientes, que obligan a trabajar no solo al padre, sino a la madre y hasta a los hijos, para poder subsistir, no dejando tiempo para la convivencia; refirió que se han creado 70 mil empleos en seis años, pero con salarios muy bajos.

Lorena Martínez hizo hincapié en que la innovación, la ciencia y la tecnología, pueden ser el comienzo de un verdadero desarrollo económico, de una nueva era de buenos salarios, de dejar de ser los maquiladores de la industrial textil y automotriz, para tener nuestras propias marcas, “para hacer el paquete completo”.

Interrogada sobre el respeto a la vida desde la concepción hasta la muerte natural, expresó que ama la vida, que le preocupa que criminalicen a las mujeres, quienes se ven obligadas al aborto, producto de una violación o de su propio entorno social, “hay que trabajar mucho en la prevención de embarazos no deseados, fomentar el abstencionismo, y modificar las leyes para facilitar la adopción, actualmente los trámites son muy tortuosos y el límite para la adopción son los 40 años, lo cual es absurdo.

Dejó en claro estar en contra de la legalización de la mariguana, en contra de su uso lúdico, pero a favor de su uso terapéutico.

Dijo que es una prioridad el tema ambiental, el rehúso del agua; aquí se trata el 96% de aguas negras y se van al río, siguen su curso y llegan a Jalisco; “nos cuesta tratarlas y no lo aprovechamos”.

Mencionó que el 70% del agua que se extrae en el estado se va al campo, no podemos seguir siendo una cuenca lechera porque se gastan 127 litros de agua por un litro de leche, refiriéndose a que la alfalfa es el cultivo que requiere gran cantidad de agua; hay que reconvertir y buscar otras alternativas porque el agua es un tema de vida o muerte.