Varios policías preventivos se encuentran sujetos a investigación por parte de la Fiscalía General del Estado, por abuso de autoridad.

Y es que el lunes por la noche se llevaron detenido a un hombre que fue sorprendido cometiendo un robo en las instalaciones del nuevo Hospital Hidalgo.

Sin embargo, horas más tarde, el detenido llegó muy golpeado al Hospital Hidalgo de la calle Galeana, donde ingresó en estado crítico, ya que presentaba una fractura de cráneo.

Fue el pasado lunes a las 21:40 horas, cuando empleados de seguridad que se encargan de la vigilancia en la construcción del nuevo Hospital Hidalgo, ubicado en la avenida Gómez Morín, sorprendieron a un sujeto cometiendo un robo.

Una vez que detuvieron al sospechoso, lo entregaron a unos policías preventivos que llegaron en una camioneta Nissan pick up.

Pero cuando los oficiales llegaron con el detenido al edificio del CSSPM, el juez de Justicia Municipal se negó a recibirlo, al detectar que iba muy golpeado.

Por tal motivo, se dieron instrucciones a los policías preventivos que lo llevaran a recibir atención médica.

Los agentes de la SSPM llegaron con el detenido al Hospital Hidalgo ubicado en la colonia Obraje y lo entregaron a personal médico y enseguida se retiraron.

La víctima ingresó en calidad de desconocido e inconsciente, por lo que de inmediato lo pasaron al área de choque, donde le detectaron una fractura de cráneo.

Personal médico notificó a la Fiscalía General del Estado sobre el ingreso de este paciente, por lo que minutos después acudieron agentes del Grupo Homicidios de la PME a realizar las investigaciones correspondientes.

Al enterarse que habían sido policías preventivos los que lo habían llevado a recibir atención médica a dicho nosocomio, los agentes de la FGE se dirigieron al CSSPM, donde se enteraron que el lesionado había sido detenido poco antes al ser sorprendido cometiendo un robo en las instalaciones del nuevo Hospital Hidalgo.