Alejandro González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 14-Abr.- Los servicios “on demand” -como Netflix, Claro video, Blim o Cinépolis Klic- le comieron mercado a la TV por cable en el 2016… y seguirán haciéndolo, estimó la firma consultora The CIU.
Durante el año pasado, estos servicios, también llamados “Over The Top” (OTT), llegaron a 6.7 millones de suscriptores en México, lo que representó el 24.3 por ciento del mercado de TV de paga.
Así, en sólo dos años, casi triplicaron el número de clientes, pues en el 2014 tenían 2.8 millones de suscriptores, con 14.8 por ciento del mercado.
En tanto, la TV por cable se quedó en el 2016 con el 31 por ciento del pastel, contra 38.2 por ciento que tenía dos años atrás.
La TV satelital participó el año pasado con 44.7 por ciento de los suscriptores, una ligera baja frente al 47 por ciento del 2014.
Ernesto Piedras, director de The CIU, señaló que los servicios OTT seguirán creciendo en los próximos meses y su rentabilidad dependerá de tener una estrategia de negocios adecuada.
Puso de ejemplo el caso de Chivas TV, del equipo Guadalajara, que en principio lanzó su propio servicio, sin embargo, cambió después su estrategia para ampliar sus transmisiones a otros, como Blim, Claro video y Klic.
“A pesar de que el avance tecnológico crea grandes oportunidades para el desarrollo de las industrias, es importante tomar en cuenta las condiciones socioeconómicas y culturales de los consumidores al implementar un modelo de negocios exitoso dentro de nuevas plataformas.
“No hacerlo así, resulta en que esas ventanas de oportunidad de negocio se conviertan incluso en ventanas de riesgo, y así sucedió con la experiencia pasada de las Chivas”, explicó Piedras.
Jesús Romo, especialista de la firma Telconomia, coincidió en que las plataformas “on demand” seguirán en constante crecimiento, pues los televidentes han cambiado su forma de consumir contenidos a través de las nuevas plataformas.
Asimismo, aseveró que el público más joven, que ahora no tiene ingresos económicos pues está en edades preempleo, en pocos años comenzará a ser económicamente productivo y, por lo tanto, habrá un incremento en las suscripciones a OTT.
“La buena noticia para los que hacen OTT es que este público, cuando madure, tendrá, digamos, mayor capacidad de gasto y entonces los proveedores de los servicios ‘on demand’ van a tener a más usuarios que ya están adaptados a este entorno de entretenimiento”, detalló.
Aunque la penetración vía suscriptores de los servicios “on demand” se ha multiplicado, en términos de ingresos aún tienen una porción baja de las ventas del sector, de un 10 por ciento.