El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Antonio Robledo Sánchez, lamentó que el proyecto de remodelación del mercado de la Purísima así como la edificación de un estacionamiento que daría servicio a los clientes del lugar, haya sido cancelado por los regidores.
“Son obras que benefician a la población; perdieron de vista que ese proyecto habría de reactivar económicamente la zona y sobre todo modernizarla, ya que luce en condiciones deplorables”, expresó el dirigente empresarial.
Indicó que el proyecto fue muy bueno, contemplaba una remodelación integral del mercado ubicado en la zona de la Purísima, además de un moderno estacionamiento. Ya había el recurso, había el proyecto técnico, y sobre todo el interés de locatarios y de constructores por desarrollar dicha obra, sin embargo, quedó estancada de un momento a otro.
“Nosotros vimos que los regidores emitieron su voto por la no aprobación de este proyecto, sus razones tendrán, pero es un hecho que con esa votación le amarraron las manos al alcalde para dar continuidad con dicha obra”.
Expresó su desacuerdo con el hecho de que intereses políticos, intereses de grupos políticos en el Cabildo se hayan impuesto sobre los intereses de la colectividad.
“No entendemos las razones por las que decidieron bloquear esta obra; sólo vimos que un grupo de regidores, algunos de ellos del mismo partido que el presidente, decidieron no aprobar el proyecto”, eso es lamentable, dijo, porque el verdadero afectado con esa decisión, no fue el presidente municipal, sino la población.
Por otro lado, expresó que en varias reuniones de la Cámara, los socios han expresado la necesidad de tumbar algunos mercados que fueron construidos para un Aguascalientes que ya no existe.
Se refirió al mercado Juárez y al Reforma, este último cuya remodelación fue bloqueada por los regidores.
Explicó que la distribución al interior de cada uno de ellos ya no resulta funcional, son obscuros, malolientes, no ofrecen condiciones de seguridad ni higiene, y deben ser demolidos para construir unos nuevos.
Es tiempo, dijo, que cuando se hable de infraestructura comercial, en este caso de mercados, se dé un paso hacia adelante y se conceptualicen mercados modernos, bien iluminados, muy bien distribuidos y que a los compradores les resulte agradable acudir a ellos.
Puso como ejemplo el mercado de Villas de Nuestra Señora de la Asunción, el cual cuenta con una apariencia y una distribución de espacios con un concepto moderno, y hacia allá deberían ir en adelante los mercados municipales, destacó el dirigente de los constructores.