Gregorio Macías Moreno, delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, explicó que las reformas al sector proponen la desaparición de las juntas de conciliación y arbitraje para que la justicia laboral sea impartida en lo sucesivo por órganos del Poder Judicial Federal o de los poderes judiciales locales, con lo cual busca consolidar la autonomía y la eficacia en la impartición de justicia.

Puntualizó que las reformas presentadas por el presidente Enrique Peña Nieto proponen revisar el sistema de distribución de competencias entre las autoridades federales y locales, creando para ello un organismo descentralizado que tendrá la facultad de atender el registro de todos los contratos colectivos de trabajo y de las organizaciones sindicales.

Gregorio Macías señaló que el sinónimo de justicia laboral expedita, es que un juicio no dure más de tres años, que en todas las etapas del proceso se dé prioridad a la conciliación y que se facilite la resolución anticipada de los conflictos por la vía del convenio.

Al respecto, comentó: “se revisarán en la ley respectiva, los procedimientos para la firma, depósito y registro de los contratos colectivos, por lo que con pleno respeto a la autonomía sindical y al derecho de asociación, se fortalecerá la representatividad y legitimidad de las organizaciones sindicales y su participación en la negociación colectiva”.

Para concluir, el delegado de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social indicó que con esta iniciativa se busca consolidar la autonomía y la eficacia en la impartición de justicia, ya que es una ambiciosa reforma en materia laboral; agregó que como parte de ese proceso de modernización de las juntas locales y especiales a nivel estatal, están los juicios orales en materia laboral, que hacen más transparentes, ágiles y profesionales los procesos.