Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 27-May .- El Gobierno federal no ha logrado tener resultados positivos en su estrategia para reducir los homicidios.
A poco más de la mitad de esta Administración federal, el País registra casi la misma cantidad de homicidios dolosos que cuando inició el sexenio de Enrique Peña Nieto, de acuerdo con datos oficiales.
En los primeros cuatro meses de 2013, al inicio del Gobierno priista, se abrieron 6 mil 258 averiguaciones previas por homicidio doloso, mientras que en el primer cuatrimestre de 2016 se iniciaron 5 mil 989 investigaciones en Procuradurías o Fiscalías estatales.
Los datos, publicados mensualmente por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) reflejan una reducción de apenas 4 por ciento en este delito considerado como de alto impacto.
Si bien las cifras son más bajas que las registradas en 2011, cuando se llegó a un pico de la violencia vinculada con el crimen organizado y el narcotráfico, hay un freno en la tendencia a la baja que inició a mediados de ese año, aún bajo la administración de Felipe Calderón.
En mayo de 2011 se abrieron 2 mil 131 averiguaciones previas por homicidio doloso a nivel nacional, y a partir de ahí los datos comenzaron a bajar hasta llegar a mínimo de mil 203 en julio de 2014.
Pero las cifras comenzaron a repuntar desde marzo de 2015, cuando se registraron mil 315 averiguaciones previas por homicidio doloso. A partir de ese mes, las averiguaciones previas han ido en aumento hasta llegar a mil 536 en marzo pasado.
Durante la 39 Sesión del Consejo Nacional de Seguridad, que se realizó el 18 de deciembre de 2015, el Presidente Enrique Peña Nieto defendió su política de seguridad y resaltó los avances en la materia.
En el mismo evento, el titular de la Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, sostuvo que la estrategia anticrimen había dado resultados tangibles.
“(Los) resultados se están reflejando, poco a poco, en mejores condiciones de seguridad para los habitantes. Así lo demuestran, uno a uno, los indicadores delictivos”, presumió ese día Osorio.
Sin embargo, analistas en seguridad señalan que en esta Administración no ha habido un cambio real en la estrategia para combatir el crimen organizado, responsable de la mayoría de los asesinatos.
“La administración del Presidente de Peña Nieto se ha basado en el Ejército y en la Policía Federal, con la misma falta de planificación y diseño operativo que en la administración del Presidente Calderón”, escribió Vanda Felbab-Brown, una especialista en asuntos de seguridad de México de la Brookings Institution.
Para la académica, la administración sigue centrando su política de seguridad en el “descabezamiento” de organizaciones criminales, pero sin éxito en el abatimiento de la violencia criminal.
“Las violaciones a los derechos humanos ya sea perpetradas por el crimen organizado o por militares o policías, persisten en el País”, escribió la experta en el texto “Cuidado: la inescapable necesidad de un mejor cumplimiento de la ley en México”, publicado en febrero pasado.