Natalia Vitela 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 20-Feb .- Para una embarazada con insuficiencia renal la probabilidad de que su bebé nazca es de 10 por ciento, sin embargo, en el Instituto Nacional de Primatología, al implementar una área de hemodiálisis especializada, han logrado que 90 por ciento tenga a su pequeño.
Además de la atención especializada, están bajo la vigilancia permanente de un grupo de expertos como ginecobstetra, médico materno fetal, intensivista, nutriólogo perinatal, cardiólogo, hematólogo y nefrólogo, asegura Alejandra Orozco Guillén, nefróloga del instituto.
Asegura que, a diferencia de lo que sucede en otras instituciones, donde la indicación es la interrupción del embarazo en mujeres con insuficiencia renal, en el Inper la indicación es lograr que concluyan su embarazo en las mejores condiciones.
“Tenemos menos complicaciones neonatales. Los bebés que nacen pasan menos tiempo en terapia intensiva o no pasan tiempo en terapia intensiva”, afirma la especialista.
Indica que la mayoría de las mujeres que atienden son referidas y tienen que acudir a hemodializarse cuatro o cinco veces a la semana.
De acuerdo con la experta, la enfermedad renal no da síntomas, por lo que detectar esta enfermedad se complica, sin embargo, los médicos deben sospechar cuando el bebé no crece correctamente.
La especialista indicó que el área de hemodiálisis del Inper atienden a alrededor de 15 mujeres al año.