De acuerdo con una revisión llevada a cabo por el Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor en muestras de cuatro marcas de patinetas eléctricas, se determinó que el calibre de los conductores eléctricos es menor a lo mínimo requerido en las Normas Oficiales Mexicanas, y el nivel de calentamiento del cargador durante la operación de recarga de la batería excede lo establecido para considerarse seguro.
La Profeco detectó un posible riesgo para la seguridad de los consumidores y de inmediato instrumentó la inmovilización de dichos artículos, en operativos de revisión realizados de manera directa en las aduanas del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y de los puertos de Manzanillo, Colima y Lázaro Cárdenas, Michoacán.
Los expertos del Laboratorio de Profeco realizaron distintas pruebas para identificar riesgos y comprobar que el uso de las “hoverboard” cumpla con las condiciones mínimas de seguridad para los usuarios, encontrando diversas irregularidades que impiden comercializar dichos artículos de recreación.
Además, se constató que los instructivos de estos dispositivos carecen de información clara donde se informe que se debe retirar la batería cuando se deja de usar por periodos prolongados y tampoco indican gráficamente cómo realizar las conexiones para la recarga de pilas.
La Profeco notificó a las empresas “Fusicomint” y “Asia México 2019”, la prohibición de la comercialización a nivel nacional de estos productos fabricados en China, por representar un serio riesgo a la seguridad de los consumidores y usuarios que en su mayoría son menores de edad.
El procurador federal del Consumidor, Ernesto Nemer Álvarez, dio instrucciones específicas a las distintas áreas de la Profeco para intensificar la revisión a toda la gama de productos en el mercado a través del Laboratorio Nacional de Protección al Consumidor, particularmente aquellos que puedan poner en riesgo la salud o la seguridad de los consumidores.