En octubre próximo, más de cuatrocientos docentes de educación básica inician sus procesos prejubilatorios y se abre la puerta para acceder a nuevas plazas desde directivos, supervisores, de apoyo técnico pedagógico y ante grupo, informó Francisco Díaz Alvarado, director de educación básica del IEA.
Aseveró que estos maestros que se jubilan responden a su proceso natural de conclusión de actividad laboral, no por evadir la evaluación nacional al desempeño docente.
El funcionario del Instituto de Educación mencionó que los nuevos profesores que llegarán a esas plazas es personal capacitado y que demostró sus habilidades y conocimientos en el examen correspondiente.
En la recta final de esta administración, dijo que el compromiso institucional ante la jubilación de cientos de maestros es que así como se dará la salida de aquéllos, con oportunidad se tendrá desde el primer día el relevo de los mentores que dejarán de asistir a la escuela primaria.
El otro reto se centra en el grado de la secundaria, donde habrá también la salida de maestros, y donde se prevé más conflicto para cubrir todas las plazas por hora, semana, mes. Un tercer reto se relaciona con las promociones de los maestros que concursaron para ascender a director, supervisor y a cubrir la figura de apoyos técnicos pedagógicos. Estos maestros también se retiran de sus escuelas y esas ausencias se cubrirán temporalmente en el caso de los directores, pero no con los supervisores porque ellos van con su clave definitiva, los demás irán a una inducción de dos años.
El director de educación básica del IEA recordó que este año, la coordinación nacional de servicio profesional docente determinó que no habría evaluación al desempeño y que se hará hasta el 2017; se comentó que a muchos maestros no les parecía evaluarse cuando están próximos a jubilarse, ya que terminó su desempeño laboral.
Consideró que el examen no debe ser definitivo para que los maestros próximos a jubilarse se vayan, es el tiempo propio del profesor para retirarse de la vida docente y lo hace en el último trimestre del año.
Estos maestros se suplirán con aquellos que presentaron su examen de oposición en el pasado mes de junio, quienes se encuentran preparados para asumir esas plazas.
De esas 400 plazas, la mayoría son de jornada preescolar y primaria, y en menor número son directivos.
Las plazas se quedan en las propias escuelas, los que llegan a ellas son los maestros que tienen derecho de acuerdo a su examen de evaluación realizado, ahora ya nadie asciende en el escalafón si no está capacitado y lo demuestra, concluyó el director de educación básica del IEA.