A partir de esta semana, los productores de durazno arrancaron la cosecha de esta fruta, que actualmente está plantada en 270 hectáreas en el estado de Aguascalientes, tal y como se previó al inicio de este año al adelantarse por completo el ciclo natural de la floración de este árbol, a falta de un clima frío al inicio del 2017.
El gerente del Comité Sistema Producto del Durazno, Pablo Arturo Alemán Hernández, reconoció que hasta el momento, los frutos que se han estado cosechando son de un tamaño menor a lo esperado, que debería oscilar en los 70 milímetros de diámetro, y todavía no se tiene muy claro si se alcanzarán los rendimientos de la cosecha del 2016, a causa de los cambios de ciclo de producción de durazno.
La época de la cosecha durará alrededor de cien días, toda la producción se comercializará en el mercado nacional, donde 85% se venderá para consumo en fresco y el 15% restante será industrializado para su venta en almíbar, mermeladas, ates, entre otros productos.
Luego, precisó que en las siguientes tres o cuatro semanas de cosecha se podrá determinar el comportamiento de otras variedades de durazno más tardías, lo que permitirá conocer si vienen con los tamaños y con los rendimientos esperados.
En la actualidad existen entre diez y quince variedades de durazno en Aguascalientes, donde algunas se encuentran en evaluación y otras en huertos comerciales, para conocer la mejor opción y producirlas a lo largo de cien días cada año y así ofrecer un mayor abanico de posibilidades a los clientes de todo el país.
Aquí se trabaja para que la cosecha salga a lo largo de los meses y no en un solo periodo de 30 días, con el propósito de comercializar adecuadamente esta fruta y que los precios sean mejores.
“De modo tradicional, los cien días de cosecha empezaban en junio, julio, agosto y unos 15 días de septiembre, sin embargo, ahora comenzó esta segunda semana de mayo, ya que se adelantó entre tres y cuatro semanas la cosecha de durazno, en diferentes huertos y variedades, aunque se espera que el ciclo de cosecha 2017 se mantenga en los cien días tradicionales”, consideró.
En entrevista con El Heraldo, Pablo Arturo Alemán Hernández explicó que las plantaciones de durazno suman actualmente 270 hectáreas en producción y otras 80 hectáreas en formación distribuidas en todo el estado de Aguascalientes.
Los duraznos son plantas perennes, lo que significa que los árboles duran muchos años, y eso permite que haya en este momento 270 hectáreas en producción, distribuidas en lotes o huertas establecidas que tienen entre 3 y 15 años en la generación de fruta.
Las otras 80 hectáreas en formación distribuidas en huertas son aquéllas en las que se han plantado árboles para que crezcan a lo largo de unos años y a partir del tercer año comiencen a producir el fruto.
Además, dijo que en Aguascalientes se tiene la cultura que en las huertas tecnificadas cada año se renuevan en un 10% los árboles, por lo que cada plantío cuenta con lotes o cuadros de diferentes edades para que cuando se complete el ciclo de un grupo de árboles que ya rindió y generó frutos durante muchos años, sean suplidos por árboles nuevos con dos años de crecimiento y comiencen a producir en el siguiente ciclo.