Evlyn Cervantes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 23-Ago.- Un grupo integrado por 60 gendarmes ambientales ya se encuentra internado en Áreas Naturales Protegidas (ANP), como la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca, para inhibir delitos contra el medio ambiente.
Alejandro del Mazo, Comisionado Nacional de Áreas Naturales Protegidas, informó que, en una etapa inicial de implementación, la Gendarmería Ambiental tendrá presencia en 61 ANP.
En entrevista, explicó que los elementos viven al interior de los ecosistemas para combatir a cualquier hora delitos de tala ilegal, extracción de flora y fauna, invasiones y asentamientos irregulares, entre otros.
El trabajo de la Gendarmería Ambiental, dijo, estará enfocado a ANP terrestres y cuerpos de agua interiores. En tanto, la vigilancia en las áreas protegidas marinas continuará a cargo de la Secretaría de Marina (Semar).
Mencionó que un grupo de agentes federales que está en la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca hizo un sobrevuelo, previo a su ingreso, para identificar las zonas más impactadas por tala clandestina y las principales rutas que utilizan los talamontes para extraer el recurso forestal.
Asimismo, dijo, hubo un acercamiento con los habitantes de la zona para implementar una estrategia integral.
“Son 60 elementos que están ya viviendo dentro de las ANP, ahorita en la Reserva de la Biósfera Mariposa Monarca y estarán entrando a otras en el corto o mediano plazo”, apuntó.
Entre las 61 ANP prioritarias a atender en el corto o mediano plazo, expuso, está la región de la Selva Lacandona, ubicada en Chiapas, donde se registran problemas de asentamientos irregulares, de extracción de flora y fauna.
“Es el único sitio donde encontramos población silvestre de guacamaya y se llega a extraer los polluelos de guacamaya para comercializarlos en otros países de Sudamérica y uno de los principales retos (para la Gendarmería) es protegerla, aquí nos van a ayudar”, apuntó.
También se prevé que los gendarmes se internen en la región terrestre que colinda con el Alto Golfo de California, ante el tráfico ilegal de buche de totoaba que persiste en esa zona que incide en el declive de la población de la vaquita marina.
Asimismo, expuso, tendrá entre sus prioridades la atención a la tala ilegal en el Pico de Orizaba, Parque Nacional Izta-Popo y el Nevado de Toluca.
Mientras el guardaparque domina y conoce el territorio, añadió el Comisionado, los agentes ejercerán un acto de autoridad en contra de quien sea sorprendido cometiendo un ilícito contra el medio ambiente.