Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Una infidelidad no necesariamente debe ser sinónimo de ruptura.
Antes de  tomar una decisión precipitada, considere que hay casos en que acudir a terapia por el desliz de su pareja, la relación incluso mejora, plantea Ruth Axelrod, presidenta de la Asociación Psicoanalítica Mexicana.
De acuerdo con datos del organismo, al menos seis de cada 10 parejas en esta situación superan el conflicto.
No será sencillo, pues intervienen varios factores. Se requiere que el agredido evalúe si contribuyó en el problema y si es capaz de perdonar la falta, detalla.
Para ello, plantea, se requiere de trabajo terapéutico.
De acuerdo con Juan Carlos Hernández, psicólogo educador en sexualidad humanista del Instituto OIKOS Centro Integral, es más sencillo que las parejas que no basan su vínculo sólo en lo sexual y le dan peso al amor, a los hijos y a la estabilidad económica, entre otros factores, trasciendan una infidelidad.
Esto no significa pasar el hecho por alto, señala.
“Si las personas saben que su pareja rompió el acuerdo de monogamia sexual, pero su relación es mucho más sabía, mucho más profunda y madura, es posible que lo trasciendan.
“Se acepta que es un error en lo sexual, pero no en todas las áreas”, indica.
La terapia les ofrece la oportunidad de reinventarse y transformar aquello que les disgusta.
Lo que destruye a la pareja es la falta de voluntad para seguir luchando, considera por separado, la presidenta de la Asociación Psicoanalítica Mexicana.
“Esto ha sido posible porque entienden que la infidelidad es el síntoma de la enfermedad de la relación y en eso es en lo que hay que profundizar, si es que los dos miembros lo quieren.
“Hay que quitar esta idea errónea de que inmediatamente hay que separarse”.
Menciona que en terapia busca que ambos miembros, tanto el infiel como el agredido, asuman su responsabilidad.
“Si se logra renegociar la relación de pareja hay nuevas reglas. Lo que han vivido mal algunos años se puede arreglar.
“No es que va a quedar perfecta, pueden salir otros asuntos, pero es un momento mágico para la pareja si está dispuesta a no matarse, sino a reflexionar qué fue lo que pasó, ofrecer disculpas y aprender a perdonar, así como a solicitar los cambios para sacar las facturas que había por ahí perdidas”.
No obstante, señala, no siempre tiene que ver con fallas de  pareja sino con la estructura psíquica de la persona y debe trabajarse.
Hernández agrega que una manera de trascender un engaño es que quien rompió el acuerdo debe pedir perdón y ofrecer una compensación para luego establecer un nuevo acuerdo.
“No basta pedir perdón, hay que decir: ‘¿Dime qué hago para compensar el daño?’. Puede ser desde ‘vamos a tomar un café cada jueves’ o ‘dame un abrazo y ahí muere'”.
Si no hay restauración del daño permanece una deuda emocional, señala.

Tarea ardua
Quienes están interesados en seguir con la relación deben estar dispuestos a:
 El infiel
-Ofrecer una disculpa.
-Reparar el daño.
-Establecer un nuevo acuerdo.

El agredido
-Aprender a perdonar.
-Establecer cómo desea la reparación del daño.
-Evitar el tema en las riñas.

La pareja
-Hablar de lo que les molesta.
-Negociar.
-Cambiar lo que no funciona.

¿Cuánto dura  el amor?
De acuerdo con el Inegi:

  • 108, 727 divorcios se registraron en 2013.
  • 18.7 divorcios ocurrieron por cada cien enlaces matrimoniales.
  • 13.5 años dura en promedio el matrimonio de parejas que optaron por el divorcio
  • 107.6% aumentó entre 2000 y 2013 el monto de divorcios
  • 17.7 por ciento se redujo el monto de matrimonios.