Fernando López Gutiérrez

ferlog14@gmail.com

@ferlog14

El pasado viernes, 15 de julio, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) anunció que realizó cambios en la captación de los datos referentes al ingreso de las personas en nuestro país —específicamente en la forma de obtener la información del denominado Módulo de Condiciones Socioeconómicas 2015— con la intención de mejorar la manera en que se lleva a cabo dicho proceso. Como resultado de lo anterior, el propio INEGI señaló que “las acciones instrumentadas para mejorar la captación del ingreso en campo hacen que el Módulo de este año no sea comparable con los ejercicios estadísticos previos.”[1]

Lo anterior tiene la implicación de impedir que la medición de la pobreza que se ha realizado de desde 2008 tenga continuidad, al alterar las características de los datos que permiten realizarla. Ante esta sorpresiva noticia, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) —organismo responsable de la medición de la pobreza en nuestro país y usuario principal de los datos en materia de ingreso que genera INEGI— mostró su inconformidad e indicó que con el cambio, se observan incrementos en los ingresos de los hogares que no son congruentes con la evolución de dichos indicadores.[2]

Sin previo aviso y de manera opaca, INEGI tomó una decisión que afecta la forma en que se evalúa la política social de nuestro país y que podría tener consecuencias irreversibles en el estudio de la pobreza en México. CONEVAL se enfrenta a la disyuntiva de generar nuevos indicadores con una base diferente, sin que estén relacionados con los que ha obtenido históricamente; o bien, no presentar los resultados que corresponderían al año 2015. En el primero de los casos, se tendrían indicadores de pobreza mucho más favorables que los calculados con anterioridad, sin que dicha situación se relacione con el trabajo realizado por la actual administración en la materia; en el segundo, no se obtendría información en dicho rubro y sería imposible determinar si el número de pobres en nuestro país cambió en los últimos años.

Desde una perspectiva política, tomando en consideración las reducidas expectativas de avance en combate a la pobreza, la “mejora” en la captación del ingreso de los hogares en México que realizó INEGI beneficiaría a las autoridades federales. Por tal motivo, se ha generado gran desconfianza respecto a la manera de actuar del Instituto y se expresan dudas, plenamente justificadas, con relación a su autonomía. Parece que son pocas las posibilidades de revertir lo que INEGI ya ha anunciado; sin embargo, en el análisis detallado de la información y el proceso llevado a cabo podría existir alguna posibilidad de corregir ésta determinación que es a todas luces inadecuada. Por el bien de una institución con tanto prestigio, esperamos que se busque con responsabilidad una salida correcta ante el caos que se ha generado.

[1]INEGI.Boletín de prensa No. 286/16. 15 de julio de 2016. “El INEGI mejora la captación del ingreso de los hogares.” Disponible en:

http://www.inegi.org.mx/saladeprensa/boletines/2016/especiales/especiales2016_07_03.pdf

[2]CONEVAL. Comunicado de prensa No. 003.15 de julio de 2016. “Posicionamiento de CONEVAL a los cambios realizados por el INEGI en la captación del ingreso de los hogares.”Disponible en: http://www.coneval.org.mx/SalaPrensa/Comunicadosprensa/Documents/Comunicado-de-prensa-003-CONEVAL.pdf