El Poder Judicial del Estado entregó reconocimientos al Mérito Jurídico a los abogados Moisés Rodríguez Santillán, Francisco Ramírez Martínez, Juan Gerardo Ortega Ayala, Juan Fernando Amador Macías, José Alfredo Muñoz Delgado y Raúl Palacios Flores, al conmemorarse ayer el Día del Abogado.

Ante el foro legal de la entidad, reunido en Ciudad Justicia, el presidente del Supremo Tribunal de Justicia, Juan Manuel Ponce Sánchez, destacó que la sociedad exige abogados preparados, actualizados e interesados en las constantes transformaciones jurídicas que ocurren en la sociedad.

Y es que sólo de esa manera se puede seguir siendo competitivo, añadió, al tiempo de destacar la dilatada trayectoria jurídica de los homenajeados y entregar los reconocimientos que respaldaron también las diferentes asociaciones, barras y colegios de abogados en la entidad.

En ese contexto, refirió el desempeño ético que debe tener todo litigante ante el cliente que le confiere el cuidado de valores preciados, por lo que está obligado a cumplir la conducta ética que exige la profesión, teniendo presente que se le ha confiado una alta función como lo es la defensa efectiva de los derechos individuales y colectivos, cuyo reconocimiento constituye la columna vertebral del Estado de Derecho.

A nombre de los abogados que recibieron el reconocimiento, Francisco Ramírez Martínez afirmó que es misión del abogado buscar de manera permanente la resolución de los conflictos sociales, utilizando el derecho en sus tres vertientes: ley, jurisprudencia y doctrina.

Hoy en día, dijo, la preparación adecuada, completa y eficaz del abogado es tarea múltiple, pues no se limita a dotarlo de conocimientos y habilidades específicas, sino que es menester dotarlo de recursos variados, ya que es tiempo particularmente complicado y heterogéneo donde el gran aliado es la tecnología.

Previamente, el abogado Humberto Aguilera, abogado litigante encargado de dar la bienvenida, señaló que el Día del Abogado “debe ser la gran fecha de la renovación de nuestro compromiso con la sociedad, con las familias y, sobre todo, con nosotros mismos, para fortalecer la consecución de la justicia”.