José Díaz Briseño
Agencia Reforma

WASHINGTON, EU 30-Mar .- El procesamiento de una denuncia en México contra la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la gestión de fondos para coadyuvar en la investigación de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa es una señal de regresión autoritaria, aseguró el Secretario General del organismo Emilio Álvarez Icaza.
“De continuar esta averiguación previa es una señal muy clara de regreso al México autoritario y de ataque a los defensores de derechos humanos”, dijo Álvarez Icaza en rueda de prensa en la sede del organismo continental en Washington.
Sólo un día después de que el pleno de la CIDH expresara su respaldo total a Álvarez Icaza ante una denuncia por fraude en la gestión de fondos presentada ante la PGR por el abogado José Antonio Ortega, el propio Secretario General aseguró que si el Gobierno mexicano abre una averiguación no tendría precedentes en el sistema interamericano.
“El Estado mexicano tiene instrumentos legales para no procesar esa denuncia. El solo procesamiento de esa denuncia es un mensaje, es en si mismo un mensaje”, dijo Álvarez Icaza.
“Ni en el Perú de Fujimori se abrió una averiguación previa, ni en la Venezuela de Chávez…No hay precedente de que se iniciará una averiguación previa contra un Secretario Ejecutivo….México se está poniendo por eso en una señal muy clara de regresión autoritaria”, insistió.
Este miércoles, Álvarez Icaza informó que el pleno de comisionados de la CIDH tendrá una reunión en Washington con representantes del Gobierno mexicano para abordar este tema y también lo que llamó campaña de desprestigio en México contra el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que coadyuva en la investigación de Ayotzinapa.