Incontenible la ola de robos domiciliarios. Lo mismo en zonas populares que en residenciales, pese a la vigilancia privada y a los sistemas de seguridad.
Ayer la Policía Preventiva Municipal atendió el reporte de otros dos atracos. En el primero se llevaron joyas; en el segundo cargaron con la caja fuerte que contenía alhajas y efectivo.
El afectado del primer robo es un vecino del fraccionamiento Valle de las Trojes. Informó que al regresar a casa, al entrar, observó que un sujeto desconocido salía por el patio posterior. Con agilidad brincó la barda y se alejó corriendo, imposible detenerlo.
Temiendo que hubiese sufrido robo de pertenencias, el afectado se concentró en revisar su vivienda. Lamentablemente confirmó la sospecha: Le faltaban varias joyas que estimó en más de diez mil pesos.
Llamó a Seguridad Pública Municipal. Las patrullas recorrieron las calles del sector pero no hubo resultados a favor, el ratero había logrado escapar. Sin más remedio, al ofendido se le sugirió que terminara el inventario del lote robado y después acudiera ante el representante social. En efecto, para que presentara formal denuncia en contra de quien resulte responsable. Corresponde ahora a la policía ministerial investigar el caso.
Referente al segundo ilícito, tuvo lugar en una residencia del fraccionamiento Campestre cuarta sección. Es una zona habitacional que cuenta con sofisticados sistemas de seguridad y guardias privados, pero ni así están a salvo de los imparables e impunes ladrones domiciliarios.
La familia agraviada estuvo fuera algunas horas y al regresar, en la tarde, se encontraron con la nada grata sorpresa. A simple vista observaron que la casa ubicada en las calles Manantial y Glacial, presentaba daños en las chapas. Un mal presentimiento los asaltó y empezaron a revisar. Había desorden en el interior pero eso fue lo de menos. También notaron que faltaba la caja fuerte, ahí guardaban joyas y efectivo.
Previo reporte arribaron oficiales de la Policía Preventiva y tras recabar primeros datos empezaron a rastrear la zona en busca de algún sospechoso. Nada, tampoco en este caso hubo novedad positiva.