José de Jesús Guzmán de Alba, presidente de la Unión Ganadera Regional Hidrocálida (UGRH), comentó que la actual temporada de sequía propicia que se registren incendios en los potreros, lo cual resulta negativo para el sector, porque representa la pérdida de fuentes de alimento para el ganado.

Indicó que esta situación prevalecerá en mayo y junio, pues históricamente es hasta los meses de julio, agosto y septiembre cuando se registra la temporada de precipitaciones pluviales en el estado, por ello, para prevenir alguna situación crítica se hace un llamado a los ganaderos para que capaciten a su personal en el combate a los incendios.

Guzmán de Alba sostuvo que sería conveniente que las unidades de producción pecuarias contaran con personal capacitado en la materia, para que cuando se suscite un incendio, procuren salvaguardar a las personas y los animales, y comiencen las primeras acciones para controlar su propagación antes de que lleguen los brigadistas.

Detalló que aquellos potreros donde se registra un incendio, generalmente se llegan a regenerar y vuelven a tener pastos en un lapso de dos años, pero es un largo periodo de tiempo si se considera que durante 24 meses el productor no contará con una fuente natural para abastecer de alimento a sus animales.

Para concluir, el presidente de la UGRH aseguró: “Es crítica la situación para nosotros en la producción, porque es una época en la que hay una sequía muy fuerte, hay un riesgo muy grande de los incendios en los potreros, y para nosotros el potrero es la comida, entonces sí es complicado y esperemos de alguna manera librarla, en el sentido que no nos vaya a faltar agua en los potreros”.