Cuando los delitos quedan sin castigo, esa impunidad funciona como una especie de vacuna para los delincuentes, porque se vuelven inmunes a la acción de la justicia y siguen sin mayor problema su carrera delictiva, consideró César González, presidente de la Comisión de Seguridad Pública de la Coparmex.

“Eso es lo que hoy está pasando en Aguascalientes, operan delincuentes vacunados, y literalmente, delinquen y no les pasa nada”, dijo el empresario, quien el año pasado fue víctima de un asalto a su negocio y a pesar de poner la denuncia correspondiente, “al día de hoy, no ha pasado nada, no me han llamado para nada y no sé nada de mi patrimonio ni de los delincuentes”, lamentó.

Dijo que gracias a esa impunidad, “estimada en que sólo el 2% de los delitos denunciados terminan en castigo”, en Aguascalientes operan bandas bien organizadas, especializadas en atracos a cuentahabientes bancarios, robo de autos, extorsiones, y aunque el secuestro se ha contenido, algo que es muy bueno, el resto de los delitos están a la orden del día.

Lamentó que en las últimas semanas, los delincuentes pasaron de robar, a asaltar, y lo peor es que, emplean armas de fuego en sus asaltos, y las usan, lesionando a personas, sin que la autoridad pueda hacer algo.

“Hemos sido testigos de muchos asaltos, pareciera que se trata de una misma banda, pero curiosamente, a pesar de que anuncian aprehensiones, los delitos se siguen cometiendo amparados en la impunidad”.

La sociedad está asustada, está cansada y espera con urgencia que haya un verdadero cambio en el tema de la seguridad pública, porque “no podemos seguir como hasta ahora: resignados a que un día nos va a tocar a nosotros y nadie va a hacer algo para protegernos”.

Fue crítico respecto a lo que llamó nula efectividad de los cuerpos de seguridad, que han quedado rebasados desde hace mucho tiempo frente a una sociedad cansada y una delincuencia vacunada que avanza sin obstáculos.

Dijo que en el análisis de los empresarios sobre el tema de la inseguridad, hay un ingrediente, o una ficha que falta en el rompecabezas y se llama inteligencia.

“No concebimos cómo, un grupo de criminales pueda pegar varias veces sin que sea detenido; tampoco entendemos cómo los delincuentes saben con precisión quién sacó dinero y cuánto del banco, porque vemos que sólo se van sobre las personas que llevan voluminosas cantidades, y eso quiere decir que la policía no desarrolla inteligencia, no investiga ni previene delitos, sólo se dedica a intentar perseguir asaltantes, pero una vez que ya cometieron el delito”.

Finalmente, hizo un llamado a las autoridades responsables de la seguridad pública para que rindan cuentas sobre su responsabilidad de brindar seguridad a las personas y sobre todo, pidió que los delitos no queden impunes, para desincentivar a los delincuentes.