El delegado del Instituto Nacional Electoral en Aguascalientes, Ignacio Ruelas Olvera, defendió las acciones de capacitación, organización y ubicación de casillas, al deslindar al organismo electoral de cualquier falla en su participación en el proceso electoral local, considerando que en ninguno de los 24 recursos de nulidad presentados, se invoca o existe queja sobre supuestas fallas.
Argumentó que hubo una buena coordinación con el Instituto Estatal Electoral, al tiempo que reiteró que este organismo público local electoral es la autoridad responsable de los asuntos pendientes del proceso, mientras que los juzgadores de los conflictos cuentan con los elementos para emitir sus resoluciones sin que haya riesgo en la transición del poder.
Previo a que el Consejo Local del Instituto Nacional Electoral (INE) clausuró los trabajos del Proceso Electoral Local 2015-2016, manifestó que no hay plazos para las resoluciones, por lo que los órganos jurisdiccionales deberán considerar los plazos constitucionales, aunque no existe vacío si excedieran la fecha de toma de protesta de cargos públicos para emitir sus resoluciones.
“Estimo que no se tardarán mucho, están resolviendo con agilidad, el juzgador deberá revisar las normativas constitucionales y legales, pero no hay problema, se considera empoderado el Estado para resolver cualquier conflicto con un gobernador interino, sustituto, encargado de despacho, y constitucional, creo que no va pasar nada”.
En sesión celebrada este miércoles, se presentaron los informes de las Comisiones integradas del Consejo Local, del sistema de resultados en la jornada electoral y la coordinación con el Organismo Público Local. Asimismo las vocalías de Organización y Capacitación Electoral y Educación Cívica, informaron sobre la conclusión de etapas, actos y actividades trascendentes del PEL 2015-2016.
En su mensaje final, Ruelas Olvera señaló: “la responsabilidad de este colegiado está cumplida con índices de alta calidad. Este trabajo colectivo no está en los reclamos de expedientes jurisdiccionales. Ha llegado el tiempo de la reflexión que orienta el cambio. Hemos sido testigos de una falta de reconocimiento recíproco, de un deterioro entre interlocutores válidos. La política es diálogo, se enriquece con cultura, es urgente que se apoye en profesionales. Hay que empezar a construir avenidas para consolidar una sociedad solidaria, sostenida por los juicios morales de sus ciudadanos. Hay que crear condiciones para entendernos entre culturas, conjugar los distintos discursos prácticos que han de formarnos políticamente en soluciones comprometidas con la responsabilidad de generar cambios radicales en la esfera pública, una respuesta en sentido moral: haciendo lo que se debe hacer, una deuda con la democracia deliberativa y la ciudadanía política”.