Aunque se diga que es sueño aldeano, ¿se ha preguntado, caro lector, cuál sería el resultado de una elección constitucional sin que hubiera coaliciones?, seguramente que no le sorprendería, puesto que tiene ubicado el lugar que ocupa cada partido, pero este ejercicio permitía darle su verdadera dimensión a la política.

El menú que se ofrece al electorado es ficticio, contradictorio y opuesto al espíritu democrático que todos dicen enarbolar, que en los hechos sólo engaña al ir en la búsqueda del poder sin importar que sea antinatural. La responsabilidad es por igual de los institutos de mayor presencia como de aquellos que van como lapas, al aceptar las condiciones que cada quien impone o acepta.

Ante la cercanía de que se conozca quienes van en solitario o coligados es necesario que cada partido informe de manera amplia y puntual las razones que tiene para ir en una u otra banda, ante todo que las justifique y no sólo salgan con los trillados mensajes que lo hacen “por el bien” del pueblo y que si van en alianza es algo “coyuntural” ya que no supeditan las instituciones ni traicionan los principios e ideales que defienden “por obtener un simple beneficio pragmático”.

En la última elección local (de 2013) fueron unidos el PRI y el PVEM y el PAN y el PRD, lo que todo indica que podría repetirse ahora, con el agregado que Nueva Alianza no define con quien se inclinaría, aunque está el antecedente que en los comicios extraordinarios de diciembre pasado lo hizo con Acción Nacional.

Cada uno de los mencionados no podrían triunfar si no lleva compañía, por lo que hay una frenética competencia de priístas y panistas por atraerse los favores del Panal, sin desamarrar a los que tiene en el redil, que a su vez buscan sacar la mayor raja posible en materia de candidaturas y compromisos en los lugares donde se obtenga la victoria.

Nueva Alianza sabe que puede abrir o cerrar el cerrojo, por lo tanto estirará la liga lo más posible para ver quien da más, asimismo, su experiencia de 2013 le brinda la confianza de aceptar la coalición sólo si le respetan las posiciones municipales que tiene actualmente y recibe varios distritos con reales posibilidades de triunfo.

Es un caso sui géneris, ya que si va con Acción Nacional tendría que mezclar los propósitos de ambos partidos con el PRD, y si lo hace con el PRI acoplaría todo con el Verde Ecologista, lo que demuestra que en materia de principios existe una flexibilidad sin límites, donde el ciudadano desconoce que vota por una mezcolanza de normas, varias de ellas discordantes. Como se ha mencionado en otras ocasiones, el ejemplo clásico se encuentra en la defensa a ultranza que hace el PAN por el respeto a la vida desde la concepción y la abierta lucha del PRD porque se legisle a favor del aborto, lo que no obsta para que vayan juntos.

A la hora de criticar no paran en mientes, como es el caso del presidente nacional de Nueva Alianza, Luis Castro Obregón, quien en la entrevista que publicó El Universal el pasado 27 de diciembre señaló que el PAN y PRD están en crisis y por eso se alían, comprobándose que solos “no son competitivos”, por ello exige que deben explicar al electorado “a qué renuncian de su plataforma y qué ponen en común”.

Sostuvo que las dos formaciones están en los extremos políticos, por lo tanto, los acuerdos firmados para Zacatecas y Durango “es sólo producto de la coyuntura y la situación crítica que viven ambos partidos”, no obstante anunció que Nueva Alianza mantiene pláticas en busca de coaliciones para los comicios que habrá el próximo 5 de junio, en que se renovarán 12 gubernaturas y parte de los congresos locales y municipios.

Curándose en salud, Castro Obregón testificó que en Nueva Alianza se pone primero la plataforma y por delante está la defensa de la educación pública, “si eso lo acepta el actor con el que estamos hablando, entonces podemos seguir avanzando y seguir conversando”, aunque reconoció que no todo lo pactado se cumple, “lamentablemente en la política mexicana se ha desgastado mucho el chip de cumplir la palabra. La palabra en política es el principal instrumento, el más importante valor, hoy muy tristemente existe un enorme desgaste de este tipo”, puntualizó quien fuera uno de los colaboradores más cercanos de la ex dirigente magisterial Elba Esther Gordillo Morales.

Es difícil que los dirigentes partidistas aclaren las dudas que tenga la sociedad sobre sus alianzas, consecuentemente el único camino que queda es demandar explicaciones a los candidatos y definan qué defienden y qué proponen, en función que si es un abanderado panista-perredista cuestionarlo qué está dispuesto a hacer en caso de verse obligado a precisar si está a favor o en contra del aborto, por citar alguno de los problemas que enfrentarían, principalmente los que van por una diputación.

SELECCIÓN PRECISA

Mientras que en Acción Nacional cada día se agrega un nombre a la larga lista de aspirantes a la presidencia municipal de Aguascalientes, en el Partido Revolucionario Institucional analizan detenidamente quien podría ser su abanderado.

Los panistas están convencidos que no sólo volverán a ganar la capital sino que la gubernatura está a tiro de piedra, por lo que todo es cuestión de que se pongan de acuerdo a nivel central para que se ponga en marcha la maquinaria electoral.

En cambio, los priístas no pueden equivocarse en ninguna de las principales posiciones, particularmente en la alcaldía, ya que salir con otro petardazo, como el de hace dos años y medio, sepultaría su propósito de recuperar un espacio de vital importancia. Más allá de la proximidad o bendición que tenga alguien con el que registra mayor influencia, lo importante es sopesar sus posibilidades reales ante el electorado. Ya se comprobó que un candidato no se fabrica con pintar su nombre en paredes y anunciarlo repetidamente en los medios, sino que debe ser conocido por los militantes, políticamente hablando, y que tenga arraigo entre los habitantes en general.

En parte el triunfo o la victoria depende de la selección de candidatos, por lo que aún cuando la atención está enfocada a la gubernatura y la presidencia capitalina, las diputaciones son igual de significativas, ya que si los candidatos son conocidos por los residentes del distrito se habrá avanzado un buen trecho, en caso contrario constituirán una losa muy pesada a la hora de llevar a cabo el balance.

Aunque son bastantes los que pretenden estar en las boletas, lo importante no es lo que cada quien quiera sino lo que pueda aportar a la causa y en esto deben fijarse los encargados del “palomeo”, que deben tener presente que más allá de los grupos a que pertenezcan lo fundamental es impulsar la nave a buen puerto.

PROMESA DE PAPEL

Ante el reclamo social para que los autobuses urbanos volvieran a circular por la calle Galeana, las autoridades se comprometieron que sería a partir de enero, pero lejos de ello apareció un aviso en la esquina de esta arteria y la avenida Adolfo López Mateos, notificando a los automovilistas que por las obras que tienen lugar deben utilizar otras vías. Mucho se ha hablado y escrito sobre el cambio estético que registra ese lugar, particularmente las fachadas de los negocios, pero estos no han logrado recuperar las ventas debido a que parte de su clientela eran usuarios del transporte colectivo y que ahora brillan por su ausencia, aunque eso sí, se ven muy bien los nuevos paraderos que a más de un año siguen sin utilizarse.