Rolando Herrera y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 16-Jun .- El PRI y sus aliados en la Cámara de Diputados resistieron las críticas de la sociedad civil y los empresarios e impusieron ayer su mayoría para aprobar una ley 3de3 debilitada.
Con 228 votos en contra y 209 a favor de la oposición,  la bancada tricolor y sus aliados rechazaron la iniciativa 3de3 completa.
También mantuvieron la obligación para que las personas físicas y morales que firmen contratos con el Gobierno o ejerzan recursos públicos, presenten su declaración patrimonial y de intereses.
“Donde no hay consenso caben las mayorías. Ya ocurrió en el Senado. No es la primera vez que ocurre, no será la última. Habremos de llegar a un acuerdo, sino de consenso, mayoritario”, dijo el coordinador de la bancada priista César Camacho antes de que iniciara la discusión en el Pleno.
La mayoría tricolor ignoró la petición de  representantes de la sociedad civil para que eliminaran los candados que se pusieron a la publicidad de las declaraciones de los servidores públicos y eliminaran la inclusión de los particulares.
“La preocupación es que estos dos artículos (29 y 32) se discutan apropiadamente en la Cámara de Diputados, que las distintas fuerzas políticas las analicen con profundidad y, sobre todo, que no se repita lo que ocurrió en el Senado”, indicó Eduardo Bohórquez, de Transparencia Mexicana.
Las fracciones del PAN, el PRD, Morena y Movimiento Ciudadano se pronunciaron por recuperar el espíritu de la iniciativa ciudadana que reunió 634 mil firmas para que, entre otras cosas, los servidores públicos presentaran sus declaraciones, y que la autoridad y la sociedad civil pudieran dar seguimiento de la evolución de sus patrimonios.
“Nunca podrán decir que aprobaron la ley 3de3, sino que protegieron fueros y privilegios. Fue uno, dos, tres por mí y por todos mis compañeros, no entienden que no entienden”, reprochó el perredista Xavier Nava en tribuna.