Las autoridades podrán afirmar que las entradas y salidas del estado han sido “selladas”para evitar que la delincuencia tenga presencia en Aguascalientes, pero en la vida real, esa que aparece marginalmente en las estadísticas, señala que la vigilancia “extrema” no pasa de ser una vacilada más de las tantas que se difunden periódicamente.

Además de los robos de todos los días que por cierto se consuman a cualquier hora, a últimas fechas se suscitaron dos asaltos a casa-habitación que dejaron un grave daño emocional a las víctimas y la pérdida millonaria en objetos.

En ambos casos la versión oficial fue que se trata de una misma banda y que son “fuereños”, como si los ladrones locales no tuvieran la capacidad de cometer ese tipo de latrocinios, sin embargo no existe un solo detenido para acreditar que no son de aquí, sólo la presunción que busca desviar o suavizar la atención social.

Como sucede cada año se aventura que la Feria de San Marcos atrae personas negativas, lo que haría pensar que en cuanto se termine la verbena esos sujetos se irán, sin embargo el asalto a las dos residencias, cada una ocupada por un matrimonio mayor de edad, debió contar con la complicidad de alguien de aquí puesto que el objetivo no fue al azar sino sabían quienes moraban en esos lugares y que no tenían forma de defenderse, lo mismo que el asalto que sufrieron tres jóvenes en un restaurante al norte de la capital.

El problema delictivo se ha arraigado principalmente en la ciudad, como lo demuestra la declaración del fiscal general del Estado, Oscar González Mendívil, al citar que los robos con violencia se han incrementado en el presente año. Durante los dos primeros meses de 2015 se registraron 117, y en el mismo período de 2016 suman 138, mientras que los cometidos en contra de comercios, los asaltos violentos pasaron de 22 a 33 en el mismo lapso.

Por lo que se refiere a los robos con violencia a peatones pasaron de 73 a 83 entre enero y febrero del año anterior y el actual; en robo por despojo se denunciaron seis en 2015 y ocho en 2016 y las extorsiones fueron las mismas en los dos períodos, de seis. Lo único que se redujo fueron los homicidios dolosos, al haber sido siete en el primer bimestre del 15 y de tres en el 16. (El Heraldo, 9/IV/2016).

Lo referido es una muestra palpable que la delincuencia del fuero común ya le tomó la medida a las corporaciones policíacas, porque lo mismo asalta de día que de noche y se lleva artículos de gran valor o un teléfono celular, una computadora portátil, un reloj y hasta unos cuantos pesos.

Más que el importe de las cosas, los afectados pierden algo más valioso y es la tranquilidad, el saber que ni en la calle, en el trabajo o al interior de su hogar está seguro, por lo que tarda tiempo en recuperar lo apreciable de la vida.

Las autoridades actuaron de la misma forma que sus homólogos de Guerrero, al anunciar durante las pasadas vacaciones de Semana Santa que los turistas estaban seguros en Acapulco. En esta entidad informaron que todo el sector de la Feria estaba blindado con policías municipales, estatales, ministeriales, federales y gendarmería, que se encargan de mantener el orden o llevar detenidos a los rijosos, borrachitos y uno que otro malandrín, asegurando así a los visitantes que puedan divertirse sin ninguna dificultad, aunque en el resto de la ciudad que los ciudadanos se protejan y defiendan como puedan.

Se requiere vigilar a las cerca de 500 colonias que hay en la capital y los otros diez municipios, de evitar que sucedan los hechos delictivos, porque de poco sirve que se aprehendan a los responsables si no se recupera los objetos o, como los automóviles, los recobran totalmente desmantelados

Parodiando aquello que una ciudad no es la que más se limpia sino la que menos se ensucia, la eficiencia en la ciudad y el estado no es el que más soluciona casos censurables sino en el que no se cometen delitos.

ENCUESTAS A MODO

Entre las empresas encuestadoras hay malestar por el uso indiscriminado que hay de quienes, enterados que no se les puede seguir juicio por lo que difunden en las redes, presentan información que puede beneficiar o perjudicar a candidatos o partidos, como una forma de atraer la atención de los electores.

Cada quien hace sus propias conclusiones sin indicar la metología utilizada, lo que de antemano sería una investigación de desecho, pero en la práctica hay quienes la orientan para dar ventaja o desventaja en las preferencias ciudadanas.

El artículo 166 del Código Electoral del Estado dispone que para la publicación de cualquier encuesta o sondeo de opinión sobre asuntos electorales, en el período comprendido desde el inicio del proceso electoral y hasta dos horas después del cierre oficial de las casillas el día de la elección, se sujetará a lo que ordena la Constitución General de la República y la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales.

De cara a esa obligación se ha encontrado un resquicio legal por donde saltársela a la torera, tras que el Instituto Nacional Electoral no encontró elementos de culpa cuando el gobernador de Chiapas utilizó las redes sociales para promover su informe, aduciendo que no existe regulación alguna y que además las redes por su carácter mundial no tienen fronteras, por lo que no se puede castigar algo que no está reglamentado y puede estar en cualquier parte, incluso más allá de este planeta.

Con ese antecedente hoy cualquiera puede incluir por internet o en otra forma cibernética una encuesta sin que tenga que comunicar el procedimiento empleado, lo que convierte la averiguación electoral en una herramienta endeble pero aprovechada para los fines que se quiera.

Respecto a los debates, el mismo Código precisa que el Instituto Estatal Electoral “organizará dos debates obligatorios entre todos los candidatos a Gobernador, los cuales serán transmitidos por las estaciones de radio y televisión”, en términos de lo dispuesto por el Artículo 41 Constitucional y la Ley Electoral Federal.

El mismo organismo promoverá debates de candidatos a diputados locales y a presidentes municipales y tratándose de debates organizados por medios de comunicación, “estos deberán convocar fehacientemente a todos los candidatos de la elección de que se trate”.

En ninguna parte del artículo 167 establece la exigencia a los candidatos para que asistan a los debates “obligatorios”, ni aquellos que lleven a cabo los medios de comunicación, menos será forzoso que acudan a los que convoquen organismos de la sociedad que ya se apuntan, por lo que están en plena libertad de aceptar o rechazar la invitación y no se valdrá que les imputen falta de compromiso si no asisten.

HABLAN DE ANTICORRUPCIÓN

Las campañas electorales que tienen lugar en 12 entidades las aprovechan los líderes partidistas para darse baños de pureza. En las visitas a Aguascalientes, han exigido que a la voz de ya se legisle la ley que acabe con la corrupción, pero algunos de ellos, junto con senadores y diputados de su misma filiación, no mencionan los casos más representativos que se registran o ha habido entre sus filas, como el del ex gobernador de Sonora Guillermo Padrés Elías o del ex gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero. Si en verdad quieren una limpia total habría que empezar en casa. Es incuestionable que hace falta terminar con este cáncer, pero tienen que aceptar que ninguno puede tirar la primera piedra y por lo mismo hay que dar ejemplo de honestidad y llevar antes al banquillo a los suyos.