Silvia Guerra

El día de ayer se llevó a cabo el segundo debate a los candidatos a la gubernatura de Aguascalienntes; a su vez, tuve la fortuna de ser invitada a un interesante ejercicio que involucraba a un reducido grupo de personas que veríamos juntas el debate y al final de éste, compartiríamos ideas e impresiones desde las distintas áreas de especialidad de cada uno.  Este ejercicio no constaba en expresar posturas y favoritismos, sino de objetivamente analizar el evento y su desarrollo. Nunca me había tocado participar en algo así, y me pareció muy interesante y enriquecedor escuchar las distintas opiniones, vistas desde los distintos cristales de especialidad.

No los voy a aburrir el día de hoy contándoles quién traía qué color o quién hizo qué ademán, solamente me gustaría comentarles que dentro de la imagen física, la expresión oral y el lenguaje corporal de los candidatos, nuevamente hubo de todo; tanto detalles aplaudibles, como detalles a mejorar. Definitivamente se nota quién ha tenido más tablas y preparación con el manejo de públicos y a quién todavía le falta foguearse un poco más. Para fortuna de los candidatos, todos los detalles que he mencionado se pueden ir aprendiendo y mejorando con el tiempo; para su infortunio, el tiempo de preparación adecuado para presentar una imagen impecable, un manejo de voz envidiable, un lenguaje corporal congruente y eficaz y un desenvolvimiento certero ante los medios, era mucho tiempo antes de comenzar sus campañas y no después de descalabrados.

Considero que el IEE tomó una buena decisión al dar espacio a los candidatos a la gubernatura para presentar sus propuestas y “debatir” sus puntos. Pongo entre comillas la palabra debatir, ya que en realidad, por la cantidad de candidatos y el tiempo, los temas no se pudieron profundizar, realmente debatir, enriquecer o ampliar en mucho. Para mí fue en realidad una plataforma en donde los candidatos presentaron sus ideas y propuestas, y en donde algunos se permitieron lanzar golpes, buscando que estos acertaran en alguna herida. Lo importante ante los golpes que cada uno lanzó, no es el golpe en sí, sino dos cosas: 1. la reacción que tuvo el candidato al que fue dirigido y de qué manera contestó, ignoró o “toreó” su respuesta; pero más importante, 2.  la semilla de inseguridad que el golpe puede sembrar en la mente de la ciudadanía.

Debemos prepararnos para ejercer nuestro voto este 5 de junio, el IEE nos ha dado la oportunidad de valorar a los candidatos para poder emitir nuestro juicio a través de estos dos debates televisados. Analicen objetivamente la historia de cada candidato, su desempeño como seres humanos y como funcionarios a lo largo del tiempo, sus propuestas, evalúen su honestidad y congruencia y discurran quién realmente sería digno representante de la voz de los ciudadanos, para que puedan acudir a las urnas a emitir un voto racional y no emocional.

Que tengan una linda semana

El Poder de tu Imagen.

silvia@consultoriadeimagen.com.mx