Cotos, cerradas y fraccionamientos residenciales y hasta oficinas gubernamentales cometen delito electoral al momento que retienen credenciales de elector para controlar el ingreso de visitantes, advirtió el delegado del Instituto Nacional Electoral, Ignacio Ruelas Olvera.

“No sabemos si en las oficinas de gobierno les sacan fotocopia y luego integran padrones, ahí se constituye el delito, hay trámites que merecen retención instantánea para verificación como cuando se va a votar, pero si queda fuera de la jurisdicción del titular de la mica ahí existe delito”.

Los ciudadanos deben tener conocimiento que los vigilantes ubicados en las plumas o casetas de control de acceso de seguridad de los fraccionamientos no deben resguardar las identificaciones de elector en su estancia, ya que su retención está concebida como un delito penal al tratarse de instrumentos democráticos, subrayó.

El funcionario manifestó que los ciudadanos pueden identificarse con la credencial de elector para que se les permita el acceso, pero no tiene la obligación de entregarla aunque sea por un breve lapso; en todo caso podría llenarse un formulario o registro por computadora.

Ruelas Olvera señaló que la credencial para votar con fotografía es el documento que, en cumplimiento de la ley electoral, no tiene otro uso, y por lo tanto nadie puede retenerla, con la salvedad de su uso para la conformación de un expediente en trámite.

Mencionó que los ciudadanos que hayan perdido su credencial en un filtro de esta naturaleza pueden advertir del delito y presentar la denuncia formal ante la Fiscalía Especializada en Delitos Electorales, salvo que hayan consentido la entrega del documento.

Consideró que todas las instalaciones tienen derecho a llevar los controles internos que requieran, de ahí que los ciudadanos podrían entregar otra identificación, aunque enfatizó que las dependencias tienen conocimiento de la falta y no deben retenerlas.