César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 10-Abr .- En México, la desaparición forzada de personas ha alcanzado niveles similares a los de países con guerra civil o violencia política, como Siria y Paquistán, advierte un reporte del Instituto Belisario Domínguez, del Senado de la República.
Al citar datos del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de Personas de la ONU, el informe señala que del 2008 al 2015 ocurrieron 136 casos en México, sólo por debajo de Paquistán, con 144 casos, y Sri Lanka, con 282.
“Paquistán ha protagonizado una gran violencia política y Sri Lanka tiene el antecedente de la guerra civil. Además, sólo un país iguala a México en el número de casos transmitidos, la República Árabe de Siria, con 136 casos de desaparición forzada”, advierte el Instituto Belisario Domínguez.
Señala también, que hay tres momentos en la historia nacional con repuntes de desapariciones forzadas: la Guerra Sucia; 1994, que coincide con el conflicto armado en Chiapas, y a partir del 2007, con la intensificación del combate a las drogas.
“Estos tres momentos o periodos históricos tienen en común la participación (justificada o no) del Ejército en tareas de orden público y seguridad”, indica.
En cuanto a los datos oficiales, según la “Información Estadística sobre Desaparición de Personas”, a cargo de la Procuraduría General de la República (PGR), de enero de 2014 a junio de 2015 se registraron 106 desapariciones forzadas, 95 hombres y 11 mujeres.
De acuerdo con esta base de datos, Veracruz es mucho el estado donde ocurren más desapariciones forzadas, pues 39 personas están en esta condición, seguido de Coahuila, con 16, y Nayarit, con 7, aunque no se incluye a los normalistas de Ayotzinapa.
“En todo el periodo reseñado no se ha localizado una sola persona viva que haya sido desaparecida involuntariamente y sólo se ha localizado una persona sin vida víctima de desaparición involuntaria según el artículo 215 del Código Penal Federal (referente a desaparición forzada)”, indica el reporte del Instituto.
El informe, realizado ante la discusión en el Senado de las iniciativas de ley general contra la desaparición de personas y la ley general contra la tortura, advierte que ante a los datos referidos es necesario tener un registro más exhaustivo y confiable.
“Esto tendría que verse incluido en la nueva ley sobre desaparición forzada que deberá aprobarse próximamente en el Senado de la República. Se trata, en síntesis, de identificar claramente la responsable del Estado ante la violación de derechos humanos”, señala.
También recuerda que según los sistemas internacional e interamericano de derechos humanos, la desaparición es una violación generalizada en México.