Salvador Rodríguez López

Cada quien en su espacio trabaja para su causa, el Papa Francisco quiere un catolicismo más fuerte y solidario y el Sistema de Administración Tributaria (SAT) que todas las iglesias del país aporten un porcentaje de sus ingresos a la hacienda pública.

En vísperas del arribo del pontífice a México, el SAT ratificó que las asociaciones religiosas deben entregar la contabilidad electrónica este año, en virtud que tienen un régimen similar al de las organizaciones sin fines de lucro, por lo que deben enterar de sus ingresos por limosnas, donativos, servicios eclesiásticos y de sus gastos.

Es un tema que viene desde 2008 y que hace dos años se retomó, lo que provocó diversas reacciones al considerar los ministros de las distintas confesiones que hay en México que los obliga a adquirir equipo computarizado y contratar personal especializado, que en múltiples casos es difícil hacerlo debido a que la mayor parte de los ingresos son voluntarios y hay lugares que apenas se obtiene para el pago de energía eléctrica y agua, por lo que otros templos deben subvencionarlos.

No obstante, para la autoridad no hay datos precisos sobre la cantidad de dinero que manejan las instituciones ni de los bienes que poseen, por lo que reclama que transparenten ingresos y egresos y que incluso, las agrupaciones “no gubernamentales” que están ligadas a las iglesias informen cuánto obtienen, de quién y cuáles son sus gastos.

Para el jefe del SAT, Aristóteles Núñez, no hay vuelta de hoja, ninguna iglesia, por pequeña o pobre que sea, está exenta. Dijo que la disposición legal es muy clara, por lo que al igual que todos los contribuyentes en la República las asociaciones religiosas van a empezar a cumplir con ciertas obligaciones, entre ellas registrar en medios electrónicos la contabilidad de sus ingresos y deben utilizar ya la factura electrónica.

De acuerdo a lo que informen el SAT podrá determinar si están cumpliendo con el régimen de asociaciones sin fines de lucro, en caso de no ser así y recibieron otro tipo de ingresos que sean gravados tienen que pagar sus impuestos.

En un afán de evitar las críticas, el funcionario salió al paso al asegurar que “el propósito es de control y no recaudatorio; de administración y de manejo de recursos que tienen las asociaciones para conocer quiénes sí están operando conforme a lo autorizado”.

Hizo mención que la contabilidad electrónica la tienen que entregar cada semana y todos los movimientos de gastos y egresos debe estar amparados por un comprobante digital para reportarlo de manera bimestral, lanzando la advertencia que si se desvían del objetivo para el cual fueron creadas, van a ser sujetas a auditorías, lo que se determinará con la información que entreguen de manera electrónica.

Asimismo, los ingresos que obtengan por los servicios religiosos están exentos de pago de impuestos, pero como cualquier contribuyente se tienen que sujetar a las nuevas disposiciones que aprobó el Congreso en la reforma fiscal, lo cual el Servicio de Administración Tributaria se concreta a cumplir y hacer que se cumpla.

Pues vaya regalito que les tenía, en este caso, a los ministros católicos, que desde hace meses se prepararon para recibir al papa Francisco y que una vez que pase la euforia de su visita tendrán que entrar al terreno fiscal, que fiel a su costumbre exhorta y amenaza al mismo tiempo, de manera que cumplen porque cumplen o tendrán encima a los auditores, que como se sabe puede ser todo menos hermanitas de la caridad.

SECRETARÍA DEL TRABAJO

Aguascalientes está encaminado a ser uno de los centros productivos más importantes de la región centro-occidente del país, por lo que es necesario proyectar desde ahora qué se debe hacer para lograr el “plus” que requiere la inversión y la fuerza laboral.

De los diversos planteamientos que ha hecho Lorena Martínez el de crear una Secretaría del Trabajo es sin duda un punto acertado, puesto que hay que pensar en ampliar el abanico de atención a dos de los factores que tienen mayor importancia en el desarrollo de los pueblos.

Como parte de la precampaña por la gubernatura del estado, la aspirante considera que la actual Dirección del Trabajo debe convertirse en una Secretaría, con lo que se podrá fortalecer sus labores que deben orientarse, en primer término, a fortalecer la estructura administrativa para que intensifique la capacitación y adiestramiento de los trabajadores, lo que podrán garantizar mejor rendimiento a las empresas, a su vez que supervise a los patrones para que cumplan con los derechos que tiene el personal.

De manera adyacente propone la creación de un Comité de Productividad, que se encargue de velar por los intereses de ambas partes y al mismo tiempo que sea el registrador de lo que hacen los trabajadores para que en base a su contribución productiva se mejoren sus ingresos y alcances.

La precandidata reconoció que esta entidad tiene un avance muy importante en nuevas empresas y más empleos, pero hace falta que este beneficio “aterrice”, que se refleje en el bolsillo de los obreros y se tome en cuenta su aportación, por lo que tiene en su agenda como uno de los asuntos más importantes a resolver si los aguascalentenses la eligen como su gobernadora.

El crecimiento empresarial tiene que ir a la par que la mejoría económica de los trabajadores, reiteró Martínez Rodríguez, por lo que habrá que aplicarse al máximo para que el progreso que vive la entidad se refleje en la familia obrera.

Es una cuestión que ha estado presente desde hace varios años y que por una u otra razón se ha relegado, por lo que ya es tiempo que los beneficios de la industrialización lleguen a la mesa de quienes colaboran para que esto sea posible, lo que debe quedar incluido en Plan de Gobierno 2016-2022.

URGE UNA INVESTIGACIÓN

|

Alrededor de 800 incendios en los primeros 40 días del año obliga a realizar una investigación a fondo para determinar si han sido fortuitos o provocados, lo cual ni siquiera tendría que ser planteado sino que a estas alturas ya debería estar resuelto.

Cuando se conoce la intervención inmediata de las autoridades españolas ante cualquier conflagración, que por lo general arranca sin pistas, es cuestión de días para que dé con el o los responsables, por lo que no estaría por demás que soliciten una asesoría.

Hay siniestros porque alguien lo provocó y más tratándose de pasto seco, que se hacen por juego o por maldad, pero otros tienen otros fines, como es el de acabar con los árboles y arbustos para crear un fraccionamiento, lo mismo que aquellos que tienen asegurado el lugar y no dudan en generar el atentado.

Los incendios más emblemáticos en la ciudad de Aguascalientes han ocurrido en el parque recreativo La Pona, de uno de ellos el secretario del Medio Ambiente del Estado, Jorge Durán Romo, declaró: “En esto no hay casualidades, creo que fue un incendio ocasionado porque se está trabajando en los cambios del uso del suelo y el artículo 117 de la Ley General de Desarrollo Sustentable obliga a los estados en su consejo federal, emitir una opinión sobre si es viable un cambio de uso de suelo, pero también esta misma ley, en el mismo capítulo, dice que un polígono afectado por un incendio en particular, tiene una afectación directa en la biodiversidad, por lo tanto en 20 años no se puede hacer el cambio de uso de suelo, por ejemplo en la hectárea afectada, por lo cual yo creo que es un esquema inviable para el que lo quiera hacer, por lo tanto quedaría peor”. (El Heraldo, 27 de noviembre de 2015).

En tanto, el Centro Nacional de Incendios Forestales de la Comisión Nacional Forestal señaló el día 6 del presente mes que Aguascalientes ocupa el primer lugar en superficie afectada por incendios forestales a nivel nacional, siendo 393.8 hectáreas, de las cuales 315 corresponden a pastizales y 78.7 hectáreas a arbustos .

A lo anterior se agrega las empresas, “yonkes” y casas particulares que han sido presa de las llamas, que debería motivar a una indagatoria para conocer origen y posibles causantes.