Dulce Soto
Agencia Reforma

Los accidentes cerebrovasculares provocaron el 6 por ciento de las muertes registradas en 2015 en México, reportó el Estudio de la Carga Global de Enfermedad, Lesiones y Factores de Riesgo (GBD), publicado en la revista The Lancet.
En los adultos mayores de 70 años, la cifra aumenta a 8 por ciento del total de las muertes. Sin embargo, los jóvenes tampoco se salvan, pues el 2.42 por ciento de las personas de 15 a 49 años que fallecieron en 2015 murió por accidente cerebrovascular.
También llamado ictus, este padecimiento es una de las primeras causas de muerte en el mundo y se presenta de dos maneras específicas.
Cuando el flujo sanguíneo se obstruye de manera brusca, generalmente por un coágulo de sangre, y no llega al cerebro, ocurrirá un infarto cerebral. Y si un vaso cerebral se rompe provocando una hemorragia, la persona sufrirá un derrame cerebral.
1005092147El ictus deja un daño irreparable y secuelas graves en el cerebro, lo que ocasiona que el 25 por ciento de las personas que lo sufren mueran en los 30 días siguientes, mientras que sólo un tercio logrará recuperarse y el resto morirá al instante.
La arterioesclerosis, acumulación de placa en las arterias, es la principal causa que provoca infarto cerebral, y la hipertensión arterial es la responsable de la mayoría de los derrames cerebrales.
Sin embargo, la diabetes, las enfermedades cardiacas, el colesterol alto, la obesidad, el sedentarismo y el consumo de alcohol o drogas también son factores que favorecen el desarrollo de un accidente cerebrovascular.
El riesgo de padecer un ictus aumenta con la edad y es mayor en los hombres que en las mujeres. Tener familiares que lo hayan sufrido también crece las posibilidades de presentarlo.
En el marco del Día Mundial del Ictus, que se conmemora el 29 de octubre, el Hospital Juárez comparte información para que aprendas a reconocer los síntomas de los accidentes cerebrovasculares y puedas saber qué hacer si se presenta uno o cómo prevenirlo.
La pérdida de fuerza o de sensibilidad en un lado del cuerpo, principalmente en brazos, piernas y cara, la visión doble, alteraciones en la marcha y la pérdida de memoria son síntomas del ictus.
Otras manifestaciones son los trastornos del lenguaje, como no entender cuando te hablan, contestar con monosílabos o lenguaje pobre, decir palabras sin sentido o presentar “lengua de trapo”.
Ante esos síntomas, es importante acudir o llamar a un servicio de urgencias médicas inmediatamente, pues la atención temprana aumenta la posibilidad de recuperación.