Ayer se dio a conocer que ya le dictaron el auto de formal prisión al presunto asesino identificado como Juan Manuel Márquez Chávez. Fue acusado de homicidio doloso calificado con las agravantes de ventaja y brutal ferocidad, en agravio de Daniel Fernando Souza Quintero. Un horrendo crimen registrado en la calle Francisco Armengol del fraccionamiento Villa de Nuestra Señora de la Asunción, sector Estación.
Como se informó con oportunidad, el 23 de febrero del año en curso aproximadamente a las 23:00 horas, Juan Manuel se encontraba en su domicilio ubicado en la calle Francisco Armengol. Estaba en compañía de su pareja Edith Araceli y del hoy occiso Daniel Fernando, quien vivía en el mismo domicilio.
El acusado sentía mucho coraje en contra de Daniel, debido a que éste le tomaba sus cosas sin permiso, no ayudaba en quehaceres del hogar y además, por una supuesta denuncia en la Policía Preventiva, diciendo que en ese lugar se traficaba con drogas.
Le reclamó y de la palabras pasaron a los golpes. Luego lo golpeó con un tubo metálico.
Lo maniató y siguió golpeándolo durante dos días hasta que su pareja se dio cuenta de que el agraviado, ya no respiraba.
Decidió arrastrar el cuerpo hasta el patio, lo recostó en un colchón de hule espuma y le prendió fuego. Dado que el cuerpo no se consumió en su totalidad, decidió retirarse a dormir y al día siguiente volver a rociarle gasolina y prenderle fuego.
Cuando se apagaron las llamas resolvió envolver el cuerpo en una cobija, amarrarlo con un lazo de tendedero e introducirlo dentro de un sillón. Posteriormente usando un diablito salió a la calle y lo tiró en la cochera de una casa, la cual estaba deshabitada y ubicada en la calle Gerónimo de la Cueva.
El homicidio quedó al descubierto el día tres de marzo cuando el propietario de la casa encontró el sillón. Dio aviso a las autoridades e iniciaron investigaciones. Pronto se dio con el paradero del hoy detenido quien fue llevado ante el AMP y aceptó su participación en el homicidio de Daniel Fernando Souza Quintero.