El presunto asesino apodado “El Pelón”, ya fue enviado al Cereso. Lo acusan de matar a un sujeto en Jesús María.
Fue detenido en cumplimiento a orden de aprehensión por el delito de homicidio doloso calificado con la agravante de ventaja. Su nombre es Daniel y cuenta con 19 años. En cuanto al hoy occiso, en vida se llamó Jairo Guadalupe de 26 años. Como se informó con oportunidad, su cuerpo fue encontrado en el interior de una casa abandonada en calles del fraccionamiento Gernika.
En el transcurso de la investigación, según familiares del hoy occiso, el pasado 31 de julio del año en curso descubrieron que en el interior de una casa abandonada con número 114 de la calle Gernika, estaban restos humanos de lo que podría ser su familiar llamado Jairo Guadalupe, toda vez que se contaba con un reporte de desaparecido desde el día 12 de julio.
Sustentaban la sospecha en que Jairo había sufrido un accidente y le habían colocado unos tornillos en la parte de la mandíbula y estos se apreciaban en el putrefacto cadáver. Por cierto completamente calcinado. Fue levantado y llevado al SEMEFO donde se practicaron una serie de exámenes en el laboratorio de Química Forense, realizando algunos comparativos de genética con familiares lo que confirmó la identidad de Jairo Guadalupe.
La carpeta de Investigación, por lo que se podría tratar de un homicidio, se inició y los agentes entrevistaron a los familiares de la víctima, quienes señalaron que el último día que lo vieron con vida había sido el pasado 12 de julio. Unas personas lo habían ido a buscar a su casa, pidiéndole que los acompañara a buscar a los familiares del acusado, toda vez que tenían problemas y pretendían liarse a golpes, entre ellos estaba “El Pelón”.
Daniel – el indiciado – tenía su domicilio exactamente a un costado de donde fueron hallados los restos de la víctima; preguntaron por el paradero y sus familiares declararon que no querían tener problemas y por tanto, dijeron que el sujeto junto con otra persona -ya buscada por las autoridades- habían ido a buscar a Jairo Guadalupe a quien llevaron al domicilio de la calle Gernika, ya en el interior comenzaron a discutir.
Agregaron que “El Pelón” había reclamado al hoy occiso que en meses anteriores se había metido a robar a su casa, este reclamo fue subiendo de tono hasta llegar a los golpes. Entonces, el hoy detenido y su cómplice utilizaron una herramienta metálica conocida como cizallas, con la cual le propinaron varios goles en su cabeza hasta dejarlo inconsciente.
Después de comprobar que la víctima no respiraba lo envolvieron en una lona y lo llevaron a la casa contigua al patio. Ahí depositaron el cuerpo y le colocaron encima una llanta, rociaron combustible y prendieron fuego.
Ya en base a estas declaraciones solicitara orden de aprehensión y ya cayó el primero al CERESO. Resta uno. Daniel fue detenido en el cruce de las calles Independencia y Florida, perteneciente a la comunidad de Tepetates.