A los gobernantes se les recuerda por sus actos, más que por su bonhomía, ya que si su sencillez, bondad y honradez no están acompañadas de las obras que en su momento requería la sociedad de poco habrá servido su paso por el cargo.
Esto viene a comentario porque si Usted, amable lector y lectora, analiza los comentarios que se hacen sobre tal o cual gobernador o presidente municipal, se menciona lo que hizo y el beneficio que continúa portando su labor no obstante el tiempo transcurrido, como una muestra palpable que los recursos se aplicaron con la idea de dar servicio por largo tiempo.
Ante la proximidad del cambio de administración estatal es importante que dentro del Plan de Desarrollo se tenga como prioridad la creación de centros en medicina pediátrica y medicina geriátrica, de los que – inexplicablemente – se carece en Aguascalientes, ya que sólo hay médicos especialistas en ambas ramas que trabajan en los hospitales públicos y privados, pero no existe sedes en que se brinde atención exclusiva a este tipo de pacientes.
De acuerdo a las cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el estado de Aguascalientes tiene un registro de 457,000 niños de 0 a 17 años, que representa el 37% de la población total estimada en 2014, que de acuerdo a la Convención de Ginebra tienen derecho, además de la protección y educación, a la seguridad social.
En lo que se refiere a personas de 60 años y más, en el boletín número 038 del Departamento de Comunicación y Relaciones Públicas de la Universidad Autónoma (UAA), se informa que para mediados de 2027 pueda haber una población equivalente a 179,210 habitantes mayores a 60 años en Aguascalientes, por lo que enfrentará el desafío de pasar de un estado mayoritariamente formado por jóvenes a otro en el que habrá una mayor población de la tercera edad, estimó el profesor-investigador Fernando Padilla Lozano.
Si se considera el número de niños y personas mayores que hay y que habrá en un futuro próximo, de acuerdo a las proyecciones que se tienen, se requiere trabajar desde ahora en programas integrales de salud para ambos grupos de población, sin embargo lo que se tiene actualmente son mil pediatras y seis geriatras, destacó el profesor Flaviano Jiménez, en su colaboración para El Heraldo, publicada el 21 de mayo de 2015.
El mismo articulista cuestiona “¿Qué se ha hecho o qué se está haciendo para la atención de los adultos mayores?” y reflexiona: “Por ley, estos también tienen derechos: derecho a la integridad, a un trato digno, a la certeza jurídica, a vivir con seguridad en su entorno, a la asistencia social; tienen derechos a los servicios, a la salud, a la educación, a un trabajo decoroso, a una vivienda digna, a participar en sociedad …” Recuerda que el artículo 6º, de la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores, establece que “el Estado garantizará las condiciones óptimas de salud, educación, nutrición, desarrollo integral y seguridad social de las personas adultas mayores”.
Lo que se hace actualmente es una atención en hospitales públicos y privados, pero como parte de los servicios globales que se aporta a la población en general, cuando lo que se requiere es que niños y adultos mayores cuenten con centros propios, en los que además de los especialistas médicos también se tenga enfermeras y trabajadoras sociales expertas en el cuidado de este tipo de personas.
Está claro que se necesita de inversiones elevadas para la construcción y equipamiento de ese tipo de clínicas, lo mismo que en la contratación de personal y el mantenimiento, pero a decir verdad cualquiera que sea la suma bien vale la pena, ya que es un recurso de gran valía que con el paso de los años se agranda por los servicios que multiplica.
Por ello es necesario incluir en el plan sexenal este tipo de obras, que como se señala, son las que dejan huella.

SALTARSE LA LEY

Aunque sea difícil que ocurra, sucede. Si la ley dice una cosa, hay políticos que la interpretan a su manera o se aprovechan de los recovecos que tenga, por lo que hoy no resulta extraño que en los partidos Movimiento Ciudadano (PMC) y del Trabajo (PT) se preparen para inscribirse como partidos locales, luego de que perdieron el registro local en las elecciones del pasado 5 de junio
En ambos casos no fueron capaces de obtener el 3% de votos, de la votación total que se emitió en esa fecha, por consiguiente, a partir de enero de 2017 dejarán de percibir recursos del erario estatal, sin embargo Movimiento Ciudadano y PT conservan el registro nacional y esto les permite darle la vuelta para seguir vigentes.
Caso contrario fue con el Partido Humanista, el cual perdió el reconocimiento nacional y con ello desapareció del panorama, por lo que sólo está en proceso la baja a cargo de un interventor o liquidador, quien se encarga de pagar las indemnizaciones a los trabajadores y en segundo lugar los créditos fiscales y las multas aplicadas por el Instituto Nacional Electoral (INE), si quedan recursos se hará con los acreedores. Para los mexicanos le resulta muy costoso este tipo de aventureros políticos, que amparados en la democracia se presentan periódicamente, creando partidos que en una o dos elecciones se disuelven, sin embargo nunca se recupera las cantidades millonarias que recibieron.
Como la ley permite formar partidos locales el PMC y PT se preparan para registrarse bajo esta figura jurídica, lo que obliga a que el año próximo en que no habrá elecciones, puedan recibir apoyo financiero y con la esperanza de que a futuro puedan superar el 3% de la votación, lo que naturalmente es factible, siempre y cuando se pongan a trabajar.

FRUTOS DE LA UNIÓN

Un hecho fortuito dio margen para demostrar que cuando se trabaja coordinadamente se puede obtener resultados óptimos. El pasado 1 de septiembre en el Parque Industrial del Valle de Aguascalientes (PIVA) se registró un incendio que alcanzó a tres fábricas, lo que motivó la intervención de los bomberos de San Francisco de los Romo y del municipio de Aguascalientes, al participar Protección Civil, Dirección de Parques y Jardines y la Secretaría de Obras Públicas, asimismo se contó con la presencia de personal de CAASA y de las empresas LALA y Nissan II. Por más de diez horas trabajaron las brigadas, en virtud que los negocios fabricaban productos PVC y cartón corrugado, lo que dificultó más la labor, sin embargo el esfuerzo valió la pena ya que se acabó con el siniestro sin que hubiera daños a otras firmas. En el caso de la empresa concesionaria de agua, mantuvo por todo ese tiempo personal en el pozo número 45 ubicado en la avenida Héroe de Nacozari y la 45 norte, para que mediante un dispositivo para el llenado rápido pudieran abastecerse los camiones cisterna. Este tipo de labores coordinadas surtieron efecto en el pasado, como la ocasión que se incendió la fábrica de refrescos Barrilitos, propiedad del ex presidente municipal Juan Morales, ubicada en la esquina de Madero y 28 de Agosto, apagándose con el apoyo de los “traga-humo” de Ferrocarriles que instalaron un carro tanque para desde ahí lanzar los chorros de agua, lo que es una invitación a que en este tipo de acciones y en otras se mantenga esa unión.