Salvador Cisneros
Agencia Reforma

El nuevo Ice Hotel, que será construido en Jukkasjärvi, Suecia, a 200 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, no se derretirá ni en verano.
En 25 ocasiones se ha levantado este hotel, que sirve de refugio para turistas entre diciembre y abril, pero ahora éste durará los 12 meses del año.
La permanencia de este hotel, que será inaugurado el 11 de diciembre, será posible gracias a un sistema de refrigeración que, paradójicamente, funcionará con luz solar, obtenida de los únicos 100 días de sol continuos.
Tendrá una dimensión de mil 200 metros cuadrados e incluirá aproximadamente 20 suites, un bar y una galería de arte.
Sin embargo, durante las temporadas invernales, se aprovechará para remodelar y aumentar sus dimensiones.
Tener un hotel de hielo a lo largo del año era un deseo del Ice Hotel desde hace mucho tiempo, pero fue sólo posible gracias a los avances tecnológicos ecoamigables de la compañía sueca Solkompaniet, socia en este proyecto.
“Es inspirador y divertido ser parte de esta iniciativa. El sol de media noche ofrece condiciones únicas para la producción de energía eléctrica usando energía solar”, reveló Jon Malmsten, consultor general de Solkompaniet.
Para Arne Berg, consultor creativo del Ice Hotel, la posibilidad de renovación de la arquitectura lo hace un proyecto diferente.
“El hielo tiene un efecto interesante en la creatividad. Dado que no es permanente, te hace probar ideas que de otra manera no realizarías. Eso es muy liberador”, comentó.